¿Microsoft invirtió en Cyanogen, el sistema operativo basado en Android?Microsoft podría invertir en Cyanogen para volverse un socio minoritario dentro de esta empresa. Las razones no están claras, pero sin duda se trata de un movimiento interesante que, de ser cierto, podría derivar en algo más grande el en futuro.

Cyanogen es una empresa que opera de manera independiente a Google, no obstante, utiliza el sistema operativo Android como base para incluir modificaciones que permiten a los usuarios instalar una versión distinta de esta plataforma, misma que tiene más “libertades” para que cada persona realice cambios en su dispositivo.

Según The Wall Street Journal, “Microsoft invertirá en una startup con gran actividad que está tratando de debilitar la propiedad de Google sobre Android”, además de publicar una frase que emitió Kirt McMaster, CEO de Cyanogen Inc. quien dijo la semana pasada “Vamos a quitarle Android a Google”.

Esto delinea cuál podría ser la intención de Microsoft en caso de invertir en la compañía, pues al igual que otras empresas, la misión parece ser que Android deje de estar bajo el domino de Google para restarle mercado, además de evitar que la empresa establezca sus apps como Gmail, Maps, etcétera como las opciones “por defecto” que las personas utilizan en sus dispositivos.

Esto último debilita a los desarrolladores externos para impulsar sus aplicaciones y hacer que tengan alguna oportunidad de triunfar dentro del sistema operativo Android, pues la mayoría de los usuarios sólo conocen las aplicaciones que vienen preinstaladas en la plataforma que es propiedad de Google.

Actualmente, Cyanogen trabaja con diferentes fabricantes en mercados asiáticos principalmente para que éstos instalen de fábrica Cyanogen en lugar de Android, además de que, según McMaster, ya hay alrededor de 50 millones de personas utilizando esta plataforma en lugar de la que provee Google.

Probablemente Microsoft no vaya a dar un uso práctico a los productos de Cyanogen dentro de sus dispositivos actuales, pero sí podría ser un movimiento estratégico para competir con Google en el futuro cercano.

Referencia: The Wall Street Journal