Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Las consolas retro han tenido un éxito curioso en los “gamers”. Muchos juegos se han puesto de nuevo de moda quizás por la nostalgia, o porque se demuestra que no se necesitan las animaciones más sofisticadas para mantener la atención de alguien que le gustan los videojuegos. Y en muchas ocasiones, hay quienes han descargado los juegos de dichas consolas, que vienen en memorias imborrables (ROM), a sitios web, en donde quienes juegan los pueden descargar.

Fortnite podría llegar a Android en exclusiva con el Galaxy Note 9

Nintendo originalmente mandaba cartas a dichos sitios, que de manera “amable” les pedían quitaran esos juegos de sus sitios, pero ante la nula respuesta de los involucrados, la empresa ha decidido tomar acciones legales y Nintendo de América ha puesto una demanda, buscando recuperar millones de dólares en daños sobre sus juegos clásicos que son descargados de sitios web.

La compañía de videojuegos indica que ha habido una violación masiva de los derechos de la propiedad intelectual de Nintendo, particularmente en los sitios LoveROMs y LoveRetro. Estos sitios combinan las descargas de ROMs con emuladores dentro del navegador para dar la oportunidad a los usuarios de que jueguen estos videojuegos de Nintendo. La demanda incluye el hecho de que se dan imágenes de las pantallas y explicaciones de las interfaces para explicar cómo los usuarios pueden acceder a miles de videojuegos de Nintendo. Esto quiere decir que además, la demanda toma en cuenta la violación de imágenes con derechos de autor.

La demanda entonces incluye las imágenes presentadas en LoveROMs de los “juegos más populares”, las cuales salieron todas de las consolas de Nintendo. Así buscan unos 150 mil dólares por cada violación al trabajo con derechos de autor y hasta 2 millones de dólares por cada violación a la marca registrada Nintendo. Además, ha pedido que las ganancias de estos sitios, ya sea en donativos, utilidades, criptomonedas, etcétera, sean parte de lo recaudado cuando ganen la disputa, lo cual parece una especie de “recompensa” extra.

La demanda dice que los demandados no son “gamers casuales”, sino “un grupo sofisticado que tiene un conocimiento extensivo de la propiedad intelectual de Nintendo y en general, de la industria de los videojuegos”. Quizás con esto quieren justificar su ruda demanda.

Como sea, esta es una acción que tal vez no tenga precedentes en términos de lo que piden en la demanda para sentirse recuperados de las violaciones a su propiedad intelectual. Vamos a ver qué dicen los juzgados estadounidenses al respecto.

Comentarios