Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Los incidentes de la mañana del 11 de septiembre del 2001 contra las Torres Gemelas del World Trade Center (WTC) en la ciudad de Nueva York (NY) tomaron su lugar en la historia de la civilización al deformar casi todos los aspectos de nuestra vida. Entre los afectados estuvo la industria del entretenimiento, por lo que, a manera de conmemoración, hablaremos sobre cómo afectó a los videojuegos para siempre.

Han pasado 11 años desde el incidente terrorista que derribó los dos edificios más altos de Nueva York, un evento que costó miles de vidas humanas y cambió al mundo hasta llegar a como lo conocemos hoy. La industria del cine, la televisión, los cómics, la literatura y, por su puesto, los videojuegos se vieron afectados. Ya sea por evitar herir sensibilidades o para aprovecharse de la tragedia, el 11 de septiembre de 2001 le dio un giro de 180 grados a algunos de los títulos más exitosos de la industria. Estos son algunos de ejemplos:

La imagen que encuadra este artículo es la contraportada original de la caja en la que se vendería el spin off de Command & Conquer: Red Alert 2. Tras el 11 de septiembre, el arte fue totalmente cambiado para evitar polémicas innecesarias. El título de estrategia en tiempo real propone una invasión soviética en Manhattan. El diseño original contenía una vista desde la Estatua de la Libertad de un ataque aéreo sobre la parte sur de Nueva York con un avión dirigido directamente a las Torres Gemelas como elemento central.

Electronic Arts decidió ‘negar’ que las torres existieron alguna vez al cambiar la contraportada de la caja por una menos interesante. Cabe mencionar que C&C: Red Alert 2 salió un año antes del atentado, por lo cuál, este es el ejemplo primordial de una negación retroactiva a la mención de estos edificios (hablaremos más tarde de esto).

Otro cambio realizado a un juego famoso fue el realizado a Grand Theft Auto (GTA) 3. Después de los atentados, Dan Houser, presidente de Rockstar, anunció que su juego, aún en desarrollo, sería revisado una y otra vez para remover elementos que podrían ‘alterar’ la sensibilidad de la audiencia al encontrar similitudes con la ficticia ciudad de Liberty City (Urbe basada en Mantahhan y sus alrededores) y su contra parte real. Al final, el estudio decidió remover la trama secundaria de un revolucionario llamado Darkel que proponía llevar el sistema financiero a un colapso total. Además, el color de las patrullas del Liberty City Police Department fue cambiado de azul (el color oficial del departamento de policía de Nueva York) a un negro más genérico.

Otros cambios menos importantes se hicieron en una misión secundaria de un juego del Hombre Araña que incluía una batalla final contra Electro sobre el tejado de las Torres Gemelas. Este juego (que ya estaba a la venta el 11 de septiembre de 2001) fue removido de los anaqueles y re-diseñado para evitar problemas con los neoyorquinos y todos los dolientes.

Otro ejemplo viene con la porción final de Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, donde el argumento incluía la historia de una nave colosal a punto de estrellarse justo en la parte baja de Manhattan llegando a los pies de Federal Hall, en Wall Street, a unas calles del complejo del World Trade Center. Después de los ataques, Hideo Kojima y Konami decidieron revaluar esa parte de la trama para remover las Torres Gemelas del juego.

Una vez más, se toma en cuenta la ‘precisión histórica’ del juego cuyos sucesos se desenvuelven en 2009 donde ya no había Torres Gemelas y la teoría de la negación retroactiva que niega una vez más la idea de que alguna vez haya existido algún WTC y, por ende, un ataque relacionado con el complejo.

Recordemos que para la industria del entretenimiento resultó más fácil omitir la tragedia que lidiar con los problemas emocionales que su inclusión en la producción traería consigo, por lo cual, muchos estudios de las diferentes industrias del entretenimiento decidieron simplemente ‘olvidar’ el atentado y continuar sus historias sin la tragedia en su pasado.

En un ejemplo más… profético, tenemos el de Deus Ex, un juego de ciencia ficción para PC lanzado al mercado el 22 de junio de 2000, en el cual, por razones de espacio en el disco, se decidió poner en una escena un horizonte urbano de Manhattan sin Torres Gemelas. Ion Storm, estudio responsable de este innovador shooter en primera persona, explicó que la falta de los icónicos edificios era debido a que, según en su historia, estos habían sido destruidos por un grupo ficticio de terroristas. Aún al conocer la verdadera razón de esta omisión, un escalofrío recorre la espina al atestiguar las capacidades ‘proféticas’ de aquellos detrás de Deus Ex.

Aquí les dejamos una prueba:

Tiempo después, a lo largo de una década de estos acontecimientos trágicos, los videojuegos aún tienen que considerar la perspectiva emocional de sus audiencias al colocar sus argumentos en NY. Hasta ahora, no ha habido un sólo juego que incluya dentro de su trama el incidente del 11 de septiembre. Otros estudios como CryTek o Infinity Ward han tratado temas sobre invasiones alienígenas o de fuerzas extranjeras hostiles dentro de la ciudad; sin embargo, estos sólo se nutren del atractivo cinematográfico que tiene esta urbe para promocionar sus propuestas de una manera más efectiva.

A partir de 2001, los videojuegos tomaron otro rumbo al explorar universos diferentes o épocas nunca antes abordadas. Por un tiempo, parecía fácil el evitar tocar a la ciudad y a sus audiencias; sin embargo, el tiempo demostró que se necesitaba afrontar la verdad  y aceptar los hechos.

Sólo un par de juegos incluyeron en su disco algo así como una Zona Cero dentro de sus versiones interactivas de NY. Estos títulos fueron True Crime: New York City, un clon de GTA que con su precisión geográfica obligó a sus creadores a incluir el sitio donde se encontraban los restos del complejo del WTC y Driver: Parallel Lines, que con el mundo abierto tuvo que incluir dos versiones de la misma ciudad en diferentes épocas (una con Torres Gemelas y otra después de los atentados).

Esto demostró que la industria quizá pueda estar preparada para relatar su versión sobre el evento acontecido hace ya más de una década. Habrá que tener los ojos (y los pulgares) listos.

¿Cuánto tiempo tardará para que este trágico evento pueda ser explotado de manera responsable y madura en algún título? Eso depende de las audiencias y de los giros que tome la industria con el tiempo. ¿Tienen más ejemplos de la negación o títulos que hayan tenido que cambiar? Compártanlos con nosotros.

Referencias: Bit-Tech y YouTube

Desde la Red…
Comentarios