Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En el año 1969 hubo una pelea de box que se transmitió por televisión. Se trataba del encuentro entre Muhammad Ali y Rocky Marciano. En ese tiempo ya Marciano era una leyenda, pues abandonó los cuadriláteros sin haber nunca perdido una pelea como campeón de los pesos pesados (y Ali era el otro boxeador que ostentaba semejante gloria también). En ese entonces los medios especulaban quién ganaría en una pelea entre ambos boxeadores pero no pasaba de eso, una especulación, pues Marciano estaba retirado.

A alguien entonces se le ocurrió realizar esta pelea y fue una ficción, en donde ambos peleadores actuaron cada posible escenario de la misma, en donde usando la teoría de la probabilidad, alimentada en una computadora, se definiría el resultado final. La película final se mostró en algunos cines selectos y más adelante se comercializó en un DVD.

En 1967 el productor Murray Woroner tuvo la idea de determinar quién, de todos los campeones de pesos pesados, sería el más grande de todos los tiempos. Woroner creo alguna forma de poner a pelear en imaginarios combates a los mejores boxeadores de cada época. Para ello envió una encuesta a 250 expertos y escritores del tema, para determinar así quién hubiese sido el mejor de todos.

Las peleas imaginarias que planteó en la primera ronda fueron:

  • Jack Dempsey vs. Gentleman Jim Corbett
  • John L. Sullivan vs. Jim Braddock
  • Bob Fitzsimmons vs. Jack Sharkey
  • Jim Jeffries vs. Jersey Joe Walcott
  • Joe Louis vs. Jess Willard
  • Max Baer vs. Jack Johnson
  • Rocky Marciano vs. Gene Tunney
  • Muhammad Ali vs. Max Schmeling

Golpe por golpe, los detalles de cada boxeador, se alimentaron en una computadora NCR 315: Su fuerza, su debilidad, su estilo para pelear, sus patrones de comportamiento en el cuadrilátero, así como otros factores, las convirtieron en fórmulas.

La NCR 315 tenía la inimaginable cantidad de memoria de 20 KBytes y las fórmulas fueron responsabilidad de SPS (Systems Programming Services), un servicio independiente de Miami, Florida. Los algoritmos fueron escritos por un matemático de NCR y la programación se hizo en Fortran por un empleado de SPS. Hank Meyer, presidente y vendedor con uno de los socios de SPS fue quien instrumentó la competencia. La corrida del software se hacía la noche anterior a la transmisión de cada ronda en el “campeonato por computadora” y tomaba 45 minutos en correr. la salida del software era un reporte formateado conteniendo una serie de códigos describiendo cada golpe. Entonces se grababa en cinta magnética y ésta se transfería manualmente a una computadora Univac 1005, en donde salía la impresión final. Esto se hacía así por cuestiones económicas. Salía más barato imprimir en la 1005 que en la 315. En ese tiempo la NCR 315 era el estado del arte en las computadoras.

Las “peleas” se transmitían por radio como si estuviesen siendo narradas, en donde el locutor era Woroner. El anunciante de la radio, Guy LeBow era el comentarista de las eventualidades de cada pelea. Las peleas de fantasía se transmitieron a todo el mundo. Incluso los boxeadores que aún vivían escuchaban los programas e incluso algunos participaron como comentaristas. Después de una serie de rondas eliminatorias, la pelea final fue Dempsey vs Marciano.  Este útlimo venció a Dempsey y se consideró el más grande campeón de todos los pesos de todos los tiempos por la computadora. Woroner le entregó a Marciano un cinturón de oro y diamante que valía unos 10,000 dólares de ese entonces.

Ali estaba molesto porque la computadora le hacía perder contra Jim Jeffries y demandó a Woroner por un millón de dólares, por difamación. Woroner ofreció a Ali 10,000 dólares para participar en la versión filmada de sus peleas de fantasía en donde combatiría contra Marciano. Alí, a quien se le habían quitado los títulos y licencia de boxeo por tres años por negarse ir a la guerra de Vietnam, estuvo de acuerdo con las condiciones y logró que además, recibiera parte de las utilidades de la película. Marciano también estuvo de acuerdo en participar dadas condiciones parecidas a las logradas por su contendiente de “fantasía”. Se usaron las mismas fórmulas de nuevo en la NCR 315 y la filmación de la súper pelea empezó a grabarse en un estudio de Miami.

Marciano, retirado por 13 años, perdió 50 libras para poder verse como en su mejor tiempo, incluso para esta pelea “falsa”. Realmente parecía que ambos peleadores estaban en su mejor momento. Los dos boxeadores hicieron entre 70 y 75 rounds, los cuales después se acomodaron a los resultados de la computadora. cada posible escenario fue filmado. El resultado de la pelea no se reveló a nadie hasta que el filme salió a la luz pública. Braddock, Louis, Schmeling, Sharkey y Wattcot también grabaron comentarios que fueron usados en la película. Cabe decir que Marciano moriría en un accidente de avión tres semanas después de que el filme había sido terminado.

El 20 de enero de 1970 la pelea se mostró una sola vez en 1500 salas sobre un circuito cerrado de televisión en los Estados Unidos, Canadá y a través de Europa. Logró una utilidad de 5 millones de dólares. La computadora determinó que Marciano habría noqueado a Ali en el round 13 y el filme fue entonces editado para mostrar ese resultado. Se supone que todas las copias de la película, después de pasarla, serían inmediatamente destruídas, por estipulación de Woroner. Sin embargo, muchos teatros siguieron exhibiéndola mucho después del 20 de enero.

Después de la exhibición de la película Ali dijo: “Esa computadora fue hecha en Alabama“, bromeando con respecto a que Marciano habría sido favorecido por la máquina porque no era negro.

Fuente: YouTube

Desde la Red…
Comentarios