Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

3 momentos que pudieron convertir a Microsoft en una empresa más poderosa que Apple y Google juntas

Aunque Microsoft es una de las compañías más valiosas y poderosas de la actualidad, hubo algunos momentos que marcaron el rumbo de la compañía.

Si tenemos que hablar de las 4 empresas más icónicas del mundo de la tecnología, o de las más valiosas del mundo, en los primeros lugares siempre estará Microsoft, pues la empresa fundada por Bill Gates y Paul Allen ha marcado la historia de la tecnología de muchas maneras, sin embargo, podría ser mucho más poderosa de lo que es hoy en día.

Y es que a pesar de que todas las empresas pasan por altibajos, en el caso de Microsoft me parece que hubo 3 momentos en su historia que cambiaron de cierta manera a la empresa, pues si todo hubiera sido diferente o si se hubieran tomado otras decisiones, quizá hoy Microsoft fuera una empresa mucho más valiosa y poderosa que Apple y Google juntas.

La demanda por monopolio (1998)

Uno de los golpes más fuertes a Microsoft en su historia fue la demanda legal que la empresa recibió en los Estados Unidos acusándola de monopolio por Windows e Internet Explorer, pues según la parte acusadora, juntar a Explorer con Windows fue lo que permitió al navegador de Microsoft convertirse en el navegador más usado y popular de la historia (en su momento), caso que sucede hoy con Android y Chrome.

Acusar a Microsoft de “atentar” contra sus competidores como Netscape Navigator u Opera fue un golpe duro para Bill Gates y compañía cuando un juez falló en contra de Microsoft, acusando a la empresa de monopolio.

El documental de Netflix sobre Bill Gates aborda la demanda por monopolio contra Microsoft.

Al ser acusada de monopolio, se ordenó que Microsoft debía ser desmembrada para solucionar este problema, sin embargo, los abogados de la compañía apelaron a la decisión del juez, y después de un año de esfuerzos en los juzgados lograron revertir la decisión, por lo que Microsoft fue declarada inocente en el caso de monopolio.

Aunque al final Microsoft ganó, el caso que duró 2 años tuvo a Bill Gates centrado totalmente en demostrar la inocencia de su compañía, y durante ese tiempo la empresa sufrió un duro golpe en su reputación. Si bien es cierto que Microsoft no tenía la culpa en esta situación, una demanda de esta escala debilitó a la compañía en varios frentes.

Un error de Microsoft ha obligado a la compañía a actualizar nuevamente Windows 7

 Llegar tarde con Windows Phone

Hace unos meses Bill Gates mencionó que su gran error fue no haber tenido una respuesta rápida contra Android. El fundador de Microsoft sabía que los teléfonos se iban a convertir en el centro de nuestras vidas, y tenía una idea para que también estuvieran en armonía con las computadoras, de hecho, Windows Phone era un sistema operativo que tenía como objetivo convertirse en un sistema multiplataforma, desafortunadamente llegó muy tarde como para poder competir contra Android.

El problema de Windows Phone no fue únicamente que llegó tarde, sino que tampoco logró convencer a los desarrolladores de lanzar sus apps en la plataforma de Microsoft, situación que a su vez tampoco ayudó para aumentar la cuota de mercado.

Microsoft pasó años luchando contra Android y tratando de convencer a los desarrolladores de apostar por Windows Phone, incluso una de sus ideas más interesantes fue la de las apps universales que podrían funcionar en teléfono, tableta o computadora con Windows, pero ni con eso lograron atraer a más desarrolladores.

A eso le tenemos que sumar que la licencia de Windows Phone no era gratuita (como Android), y que la empresa tardó mucho tiempo en lanzar Windows 10 Mobile para demostrar a los desarrolladores y la comunidad que seguía poniendo sus esperanzas en su plataforma.

Todo esto culminó con la muerte de Windows Phone, y así con muchas ideas que poco a poco la empresa ha ido tomando para sus desarrollos en Android y iOS, y donde posiblemente muchas cosas también las veremos con Windows 10X y con el Surface Duo, el que será su primer teléfono con Android del mercado.

Nokia sin Android

Comprar a Nokia fue una de las cosas que más expectativas generó en su momento Microsoft, y aunque en un inicio ambas empresas se asociaron para crear los famosos teléfonos Lumia, al final la empresa de Redmond compró a los finlandeses con todo y patentes y división móvil.

Algo que pueden presumir los Nokia Lumia es que siempre fueron diferentes, incluso había modelos mucho más interesantes en comparación con los modelos Android de su momento, sin embargo, el problema de los Lumia seguía siendo Windows Phone.

Es cierto que Microsoft intentó mucho tiempo mantener a Lumia como una marca pegada a su sistema operativo para teléfonos, pero cuando la empresa supo que Windows Phone ya no tenía futuro todavía estaban a tiempo para hacer el anuncio esperado por millones de usuarios en el mundo, que Nokia apostaría por Android.

Suena a broma, pero la razón por la que Nokia perdió su posición dominante en el mercado fue por no apostar por Android, y cuando Microsoft pudo tomar la decisión de volver a hacer mucho dinero con su ahora compañía de teléfonos tampoco tomó la decisión de apostar por Android.

Es verdad que la idea de Steve Balmer no era la de usar Android en sus teléfonos, pero cuando Windows 10 Mobile no logró los resultados deseados, todavía Microsoft estuvo a tiempo de tomar una decisión que, si bien hubiera sido polémica, también habría generado gran expectación en el mundo de la tecnología, y quizá hoy Microsoft tendría una de las marcas más poderosas en lo que respecta a smartphones.

Hoy a la nueva Microsoft lo único que le hace falta es su propio teléfono, mismo que llegará a finales de 2020 (con Android), pero si en su momento hubieran apostado por Android cuando Windows Phone nada más no levantaba, quizá hoy los Android más vendidos no serían de Samsung, sino de Microsoft.

Comenta en redes sociales