El foco más viejo  del mundo que aún sigue funcionando cumplió 110 años este sábado y aún sigue brillando; el bulbo de 60 watts de potencia ha iluminado una estación de bomberos, y a pesar de que ahora emite muy poca luz, no ha visto el final de su larga vida.

“Ciertamente ya no los hacen como antes, es una señal real de cómo las cosas estaban mejor hechas en el pasado,” dijo Steve Bunn, quien mantiene prendido el foco en la Central de Bomberos Voluntario de Livermore, Caliornia hace un año al DailyTelegraph.

El bulbo fue fabricado por Shelby Electric Company y diseñado por Adolphe Chaillet, rival de Thomas Alba Edison para brillar y durar más que los modelos hechos por el prodigio inventor.

“Nadie sabe cómo es posible,” dijo Lynn Owens, líder del comité del centenario de los bulbos eléctricos a la revista Times recientemente.

“Es un bulbo de 60 watts y sólo enciende con alrededor de 4 watts, pero nadie sabe porque sigue brillando… hemos traído a científicos de todo el país para analizar este bulbo.”

El foco obviamente no ha estado encendido continuamente durante todo este tiempo puesto que siempre hay apagones que afectan el suministro de electricidad, sin embargo, en cuanto la energía volvía, el bulbo recobraba su brillo. Afortunadamente esta pieza de la historia de la tecnología ha sido puesta a salvo de peligros en el techo de la estación a una altura considerable.

Fuente: PC Mag

 

Enlaces Patrocinados
Comentarios