Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Es bien sabido que Microsoft encontró un mecanismo muy interesante para evitar la piratería de sus productos. A esto se le llama “Windows Genuine Advantage” y funciona más o menos así: Cuando se instala el sistema operativo, éste hay que darlo de alta a través de Internet (supongo que si no se tiene la computadora conectada a la red entonces se tendrá que hacer vía telefónica). Una vez hecho esto, el propio sistema operativo corre un proceso que -cuando va a hacer una actualización- verifica que el sistema operativo es legal. Si no lo es lo advierte poniendo una ventana e indicando que debe el usuario legalizar su copia, es decir, comprarle a Microsoft el Windows original.

A más de un usuario este mecanismo contra la piratería no le parece y en Washington, la semana pasada, Microsoft fue demandada ante una corte de distrito por violar la privacidad a través del Windows Genuine Advantage (WGA), particularmente en Windows XP. La pregunta es pues, si el software que verifica la WGA es una herramienta legítima o bien es un spyware.

De hecho, ésta no es la primera vez que se interpone una demanda contra la WGA en donde se dice que Microsoft da información falsa sobre lo qure dice que es lo que recolecta la WGA para verificar la autenticidad de una instalación de Windows. Específicamente la demanda enfatiza que Microsoft dice que no se recaba ni se envía información personal, mientras que de hecho, la WGA envía información sobre la dirección IP del usuario y otros detalles que podrían ser usados para localizar al usuario incluso físicamente.

La queja va sobre la situación que de que Microsoft describe la WGA como una actualización necesaria de seguridad más que una actualización anti-piratería. Además, la forma en que la WGA trabaja significa que los usuarios no pueden removerla de la instalación del sistema operativo.

Así, cobra vigencia la pregunta de si WGA es una herramienta legítima que Microsoft debería poder usar para luchar contra la piratería o simplemente un programa al mejor estilo spyware. El problema parece ser que la WGA no ha sido muy clara en su uso en el pasado. Para junio del 2006, por ejemplo, Microsoft decidió poner la WGA en actualizaciones críticas para ser enviadas a través del programa de actualización de Windows. Esto solo bien podría considerarse una falta absoluta de confianza con los usuarios y uno tiene entonces la sensación de que Microsoft ha exagerado el asunto. Renombrar equivocadamente a la WGA como una actualización crítica es una de las cosas que hacen los spywares y esto erosiona la confianza de los usuarios, sin duda.

Se sabe además que Microsoft ha tenido que aceptar (después de mucho tiempo) que la WGA no es siempre muy precisa. Durante los primeros días de su uso la gente enfrentaba dos alternativas, pagar por una nueva licencia o ser etiquetado como pirata. Esto era simplemente inaceptable. En el mientras la WGA no se considera spyware (a ver qué decide la Corte) y es cierto que Microsoft ha mejorado el uso de la WGA. No obstante esto, no hay excusa para no mirar el pasado.

Cabe finalmente señalar que en una encuesta de ZDNet, 77% de los encuestados (de un total de 55 usuarios), indicaron que la WGA la consideraban spyware.

Fuente: ZDNet

Desde la Red…
Comentarios