Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

win10-00

Desde el 29 de julio los usuarios legales de Windows pueden actualizar su sistema operativo a la flamante versión 10, la cual sin duda dará de qué hablar en las próximas semanas, incluso meses. Aparentemente esta nueva versión ha sido muy trabajada y además, busca a la larga integración con dispositivos móviles, tablets, teléfonos inteligentes e inclusive, el Internet de las cosas (IoT).

Toda actualización hay que verla con cuidado. Podría pasar que algo fallara y entonces se perdiesen los datos, los archivos del usuario, por lo que el decidirse por aceptar la instalación de este nuevo sistema de Microsoft hay que verlo con cuidado y atención. Y aunque probablemente ya mucha gente ya habrá instalado Windows 10 sin dificultades, es posible que -entre tantos millones de personas realizando la actualización- algo falle. Por ello, si se anima a instalar Windows 10 empiece por respaldar su información más importante, sus datos. Los programas, las apps, bien podrán recuperarse pero claramente sus documentos, sus fotografías, sus PDFs tal vez no, por lo que siempre se sugiere esta medida de respaldo como una precaución básica.

Quizás se dice fácil, pero realizar un sistema operativo que se actualice sobre el que se tiene y que funcione después de instalarlo sin dificultades requiere de muchas pruebas que seguramente Microsoft hizo, pero en cualquier caso, bien podría pasar que en una configuración muy particular algo fallara. Es claro que no hay sistema perfecto y por eso hago énfasis en los respaldos.

Mientras escribo esto, leo un mensaje que me mandó un internauta por Facebook, el cual quiere mantenerse en el anonimato. He aquí lo que me dice: “Le comento que fui de los que se lanzaron a la aventura de la novedad de instalar Windows 10, confieso que con toda la ilusión de encontrar un mejor SO. Me temo que encontré suficientes razones para regresar a mi vieja versión de Windows 7.

Una de las cosas inició desde la versión 8, de alguna forma en Microsoft desean integrar la llave de acceso en el ingreso a la computadora con la famosa cuenta de Microsoft, cosa que fue poderosa razón para regresar a mi versión 7 de Windows, todo lo referentes a llaves de acceso e Internet es inquietante, pero perder el correo es menos doloroso que no poder entrar a la PC.

Otro motivo fue que hay que descargar aplicaciones, todo estilo Google Play pero en la Tienda de Microsoft incluso para cosas que ya se tenían en operación como ver películas DVD. Lo que de plano ya no me gustó es que GRATIS no es, si buscas la licencia olvídalo, un día deja de funcionar y lógicamente te obligan a pagarlo, una cosa es una prueba temporal y otra que puedas usar el nuevo SO. Gratis como indica el mensaje de apartado para la instalación.

Por último, tus herramientas como office, etc. Requieren pasar por revisión de licencia de forma que mientras que no le pongas las claves con las que compraste las aplicaciones, estas dejan de funcionar. Para dar el paso de la muerte y cambiar de SO. Primero hay que resolver que la llave de acceso sea segura y sin internet, que tus aplicaciones funcionen y que no te quiten lo que ya funcionaba como el caso del reproductor de DVD para ver tus películas”.

¿Ustedes qué opinan, binarios lectores de unocero? ¿Tiene razón este amigo o está exagerando? ¿Vale la pena cambiarse al Windows 10 o mejor mantenerse en el viejo Windows 7 en todo caso?

Desde la Red…
Comentarios