Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

VidHab

Si bien esto aun no podrá servir para justificar en su totalidad las horas y horas detrás de una consola de videojuegos y no hacer otra cosa, al menos si restará un poco de culpa.

El estudio, por parte de Current Biology examinó a dos grupos, uno de videojugadores de juegos de acción estándar y otro que no eran videojugadores. Y en ambas pruebas a las que fueron sujetos, ambos grupos fueron igual de acertados pero los videojugadores tomaron las decisiones más rápido, sin tener la información completa logrando una mejor inferencia probabilística.

La prueba consistió, en su primera parte, en mostrarle a ambos grupos una pantalla con una serie de puntos moviéndose aleatoriamente. Después se les pregunto si había algún movimiento coherente en los puntos, ya que a pesar de lo aleatorio tenían una tendencia a moverse hacia una dirección.

Los participantes  de ambos grupos tuvieron el mismo nivel de acierto en la prueba, pero aquellos que eran videojugadores llegaron a la respuesta mucho más rápido que los del otro grupo. Para descartar la posibilidad de que aquellos que videojuegan hayan nacido con alguna habilidad superior para la inferencia probabilística, se le dio un en entrenamiento de 50 horas con juegos de acción al grupo que no era videjugador, teniendo como grupo de control a individuos que aprendieron a jugar juegos pasivos.

El resultado fue el mismo, aquellos que jugaron videojuegos de acción tomaron decisiones mucho más rápido. Así que a perderse en la inmensidad de los Shooters que acaban y están por salir.

Pueden leer más en Arstechnica y en Science Direct (está última requiere suscripción).

Vía Engadget

Desde la Red…
Comentarios