Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Dennis Ritchie y Ken Thompson

En agosto de 1969, Ken Thompson, un programador de Bell Laboratories (empresa propiedad de AT&T) vió el viaje de un mes de su esposa e hijo como una oportunidad de poner en práctica sus ideas sobre un nuevo Sistema Operativo.

Escribió la primer versión de Unix en lenguaje ensamblador para una DEC PDP-7 tardándose exactamente una semana en escribir el sistema operativo, otra semana en la consola, otra en un editor de texto y la última en el compilador. Seguramente nunca se imaginó que ese mes de trabajo cambiaría para siempre la forma de interactuar con las computadoras.

En Bell Labs, Thompson era colega de Dennis Ritchie en un proyecto para crear un nuevo sistema oporativo llamado Multics el cual fue cancelado a principios de 1969. Este revés dejó a Thompson y a Ritchie con un mal sabor de boca y decidieron no volver a utilizar ningún sistema operativo de ese entonces ni tampoco revivir a Multics pues lo veían como grotesco.

Después de varias sesiones de “brain storming”, fue Thompson quien escribió la primer versión y entre los dos siguieron desarrollandola en los siguientes años con la ayuda de otros colegas como Doug McIlroy, Joe Ossana y Rudd Canaday.

Aunque algunos principios de Multics fueron llevados a Unix, la diferencia era más bien filosófica: menos es más.

Cinco años después de la primera versión, Ritchi y Thompson escribieron en el diario de la Asociación de Maquinaria Computacional (ACM), “Un sistema operativo poderoso e interactivo no necesita consumir recursos excesivamente; ni humanos ni técnicos”. “Esperamos que los usuarios de Unix descubran que las más importante características del sistema son su simplicidad, elegancia y facilidad en el uso¨.

Y es más que obvio que los usuarios se dieron cuenta de eso pues Unix se convirtió en parte de los cimientos de la IT; desde servidores hasta workstations en universidades, entidades de gobierno y corporaciones, Unix es y fue la opción de-facto para los profesionales en Ingeniería de Software.

Todo este esfuerzo fue premiado en 1983 también por la ACM con el Premio Turing para los contribuidores de la IT: “El modelo del sistema Unix ha guiado a una generación de Ingenieros de Software hacia nuevas formas de pensar acerca de la programación¨.

Claro está, el éxito de Unix no fue de la noche a la mañana. En 1972, Ritchie escribió el lenguaje de alto nivel C (basado en el lenguaje B escrito por Thompson) y subsecuentemente Unix fue reescrito en C lo cual incrementó muchísimo su portabilidad hacia otras plataformas de hardware. En ese entonces, Unix se llamaba Unics (Uniplexed Information and Computing Service) haciendo referencia, en tono sarcástico a Multics.

Para Julio de 1974, era tiempo de que el mundo de la tecnología se enterara de la nueva joya: el artículo en el diario de ACM “The UNIX time-Sharing System”.

Thompson y Ritchie eran “hackers” consumados, cuando el significado de esta palabra se refería a alguien que combinaba creatividad, fuerza bruta e inteligencia para resolver problemas de software que la mayoría no sabía ni siquiera que existían.

Su forma de hacer las cosas y el código que escribían, les hicieron ganar mucha popularidad entre programadores de las universidades y luego en compañías pequeñas que no tenían presupuestos tipo IBM. Para todos ellos, Unix era todo lo que podían pedir.

Sin embargo, a finales de la década de los 70’s, AT&T que hasta ese momento había visto a Unix como algo entre curioso y potencialmente peligroso en términos legales (el gobierno de E.U. le prohibió formar parte del negocio de las computadoras en 1956), se dio cuenta que en sus manos tenía algo sumamente valioso comercialmente y para 1979, con el lanzamiento de la Versión 7 de Unix, la licencia de uso prohibía que el código fuente se usara para estudiar y dar clases en las universidades.

Antes de que sucediera esto, un estudiante y programador de la Universidad de California en Berkeley, Bill Joy, obtuvo una copia de Unix de Bell Labs y decidió que era una excelente plataforma para trabajar en su compilador de Pascal y editor de textos.

Las modificaciones y extensiones que él y otros más en Berkeley hicieron, resultaron en el segundo tipo principal de Unix: BSD (Berkeley Software Distribution).

En 1982, Joy fundó Sun Microsystems y lanzó a la venta su propia workstation  Sun-1 la cual corría una versión de BSD llamada SunOS. El año siguiente, AT&T lanzó la primer versión de Unix System V la cual se convirtió en la base para otros sistemas Unix propietarios como el AIX de IBM y el HP-UX de Hewlett-Packard.

A mediados de los 80’s, la adopción de Unix en toda clase de aplicaciones era ya evidente. También lo era que cada distribuidor trataba de atrapar a sus clientes con sus propias interfases y métodos.

Esto propició que en 1987 Unix System Laboratories (parte de Bell Labs) se uniera a trabajar con Sun en un sistema para unificar a las dos especies de Unix más populares en ese momento. El fruto de este trabajo se lanzó dos años después e incorporaba funcionalidades del Unix System V Release 3, BSD, SunOS y Xinex; se llamó Unix System V Release 4.0.

Basados en este sistema o en su metodología han sido muchos los sistemas operativos que se han desarrollado, el más famoso siendo Linux el cual fue desarrollado en 1991 por Linus Torvalds.

Otros sistemas operativos basados en Unix son Minix (1987, Andrew Tanenbaum), la familia BSD (FreeBSD, OpenBSD, NetBSD, entre otros), Solaris, Mac OS X (¡sorpresa!) iPhone OS X, iPod OS X, z/OS de IBM (basado en el SO para mainframes MVS), etc.

Lo único que me resta decir a cerca de Unix es: ¡GRACIAS!

Desde la Red…
Comentarios