Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

bloomberg_2

Intervenir las comunicaciones de los candidatos Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota durante la campaña electoral de 2012, con el fin de beneficiar al priista Enrique Peña Nieto, es una de las confesiones que el hacker colombiano Andrés Sepúlveda, quien actualmente está encarcelado en su país por supuestos fraudes cometidos en las elecciones presidenciales de Colombia en 2014, hizo a la revista estadounidense Bloomberg Businessweek.

Sepúlveda -quien ahora cumple una pena de 10 años en prisión por cargos como uso de software malicioso, violación de datos personales y espionaje- dijo que durante ocho años viajó por el continente americano “trabajando” en elecciones presidenciales de Nicaragua, Panamá, Honduras, El Salvador, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Venezuela y México.

En el reportaje de la revista, que se centra en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, Sepúlveda afirma que contó con un presupuesto de 600 mil dólares para, por ejemplo, crear todo un ejército de 30 mil cuentas falsas de Twitter (con un años de existencia para darles credibilidad) o instalar un software para espiar la sede del PRD con el fin de acceder a los teléfonos y computadoras de la red, incluyendo los dispositivos de López Obrador.

El hacker de 31 años permanece en una cárcel en donde ha recibido diversas amenazas de muerte, por lo que inclusive duerme con un chaleco antibalas.

Sobre la entonces candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, dice que lograba interceptar sus comunicaciones desde el momento en que su equipo tecleaba un discurso en la computadora y así obtenía información como los horarios de las reuniones de trabajo o de actos de campaña, inclusive antes de que éstos fueran comunicados a su equipo.

BloombergEn el reportaje, que en la portada de la revista llevó el encabezado “Confesiones de un hacker político”, se asegura que Sepúlveda gastó 50 mil dólares en un software ruso que le permitió intervenir teléfonos Apple, Blackberry y Android; además de que la misma noche de la elección, en la que Peña Nieto se convertiría en Presidente, destruyó todos teléfonos celulares y discos duros con los que contaba, y hasta usó el inodoro para desaparecer documentos escritos. También borró servidores en Rusia y Ucrania que había alquilado pagando con Bitcoin.

“Mi trabajo consistía en la guerra sucia y las operaciones psicológicas, la extorsión y los rumores; toda la cara oculta de la política que nadie sabe que existe, pero todo el mundo puede ver”, declaró a Bloomberg.

Pero Sepúlveda aseguró que no trabajaba por su cuenta, sino que era contratado por el venezolano Juan José Rendón, un exitoso consultor político de Miami que ha trabajado con diversos candidatos de América Latina.

Por supuesto, Rendón negó cualquier práctica ilegal, pero aceptó que conoce a Sepúlveda (quien presentó unos correos electrónicos con conversaciones entre ambos), a quien supuestamente contrataba para diseño de sitios web.

Además, en la revista se cita anónimamente a alguien que presuntamente trabajó en la campaña del PRI y que confirmó los correos y el papel de Sepúlveda en las elecciones de 2012.

En la entrevista del reportaje de la publicación estadounidense, Sepúlveda también opinó que la campaña presidencial en Estados Unidos está completamente manipulada.

En abril del año pasado, las autoridades colombianas confirmaron la pena de 10 años de cárcel para Sepúlveda debido a que se le encontró culpable de hackear las negociaciones del proceso de paz entre las FARC e intermediarios cubanos, todo esto durante la campaña presidencial del entonces candidato, Óscar Iván Zuluaga.

Posteriormente, trascendió que en realidad se trató de un acuerdo con el gobierno colombiano a cambio de colaborar con la información para esclarecer los hechos.

Referencia e imágenes: Bloomberg

Desde la Red…
Comentarios