Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Aunque sé que nadie de los que me leen ha entrado alguna vez a una página porno, debo hablarles que a través de ellas se pueden colar virus a sus computadoras. El viejo truco de “instale este códec para ver porno gratis” es típico y mucha gente ha caído en el mismo, dándose cuenta, ya muy tarde, de que su computadora tiene un virus que se quita, sí, pero que hay que comprarle la solución a cierto fabricante de antivirus en particular. En alguna medida los que usan este truco están extorsionando a los usuarios que en mal momento le dieron “click” a “instalar códec”.

Este truco, aparentemente, funciona en Mac, pero no sé si los virus logren su cometido de instalarse (los que tengan mac que me indiquen si es posible eso), pero es claro que cada sistema operativo es tan fuerte como su parte más sensible. La mayor amenaza a la mayoría de las PCs (y los datos que contienen) es el elemento humano que reside entre el teclado y el asiento, es decir, el usuario. Mucha gente no lee lo que dicen las ventanas de advertencia y daa click alegremente a “OK”, “YES”, “CONTINUE”, sin percatarse hasta mucho después del error cometido.

Y aunque la Mac es mucho más robusta contra los virus, es claro que no es 100% inmune a ellos. Los creadores de virus siempre buscarán defectos y errores en el comportamiento de los usuarios para poder introducir sus programas en nuestros sistemas. La peor amenaza para la Mac hoy por hoy son sus nuevos usuarios que vienen de ambientes PCs y que dan click a lo que el sistema les dice, muchas veces sin preguntarse qué están haciendo realmente.

Quizás la advertencia tenga sentido y aprendamos a ser mejores usuarios. Todos hemos tenido la experiencia de virus en nuestras computadoras (sí, ya sé que los de Mac o Linux no), pero con aquellos usuarios que vienen del mundo PC al de Mac, la sugerencia es ser cuidadoso, pues toda cadena es tan fuerte como su eslabón más débil y esto se aplica, desde luego, también a los Sistemas Operativos.

Desde la Red…
Comentarios