Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Hace ya algunos años de esto nació Internet Phone, un programa que permitía usar la red de redes para comunicarse vía voz con otros internautas. El problema básico es que se necesitaba otro usuario con Internet Phone para poder sacar provecho de esta idea. Eran sin duda los inicios de lo que ahora llamamos VoIP (Voz por IP).

Con el tiempo se incorporó no sólo voz sino además video a las comunicaciones vía Internet gracias al bajo costo de las webcams. Los mensajeros instantáneos pronto incorporaron estas alternativas y cualquiera puede ahora, a través de msn messenger o yahoo messenger, entre otros, comunicarse con amigos y familiares usando el micrófono de la computadora y el video si es que contamos con cámara web.

Pero salieron más servicios que usaban la red como carrier. Por ejemplo, Skype permite hablar, desde la computadora, a cualquier teléfono en cualquier parte del mundo. El costo por minuto es de centavos de dólar y de pronto las comunicaciones de larga distancia se volvieron accesibles a todos.

Hoy nace un nuevo sistema, Ooma, que -de acuerdo a su propaganda- realiza la magia de desaparecer para siempre las facturas mensuales por el uso del teléfono. Ooma es un aparato de hardware que permite hacer llamadas locales (dentro de los EEUU por el momento), sin costo alguno (indudablemente usando la tecnología VoIP). Para llamadas internacionales utiliza un sistema de prepago y similarmente a Skype, el costo por minuto es de centavos de dólar. El nuevo dispositivo telefónico pretende ser revolucionario, pero la verdad es que no lo parece tanto. Por ejemplo, hay teléfonos inalámbricos que se conectan por WiFi a Internet y que contienen el software de Skype. De esta manera, se pueden hacer llamadas sin costo en los EEUU o bien, a reducidos costos si son llamadas internacionales. Bajo esa perspectiva no se ve claramente qué añade Ooma a lo que ya hay en el mercado.

Ooma cuesta 249 dólares y cada “extensión telefónica” sale alrededor de 40 dólares cada una. Si se desea que el teléfono local que uno tiene se mantenga activado con Ooma entonces hay que pagar otros 39.99 (cuota única), para hacer ese traslado. Vaya, que si empezamos a sumar los costos de incorporar esta tecnología a la casa, no parece ser muy agradable tener que desembolsar más de 300 dólares de inmediato.

En la página oficial de Ooma puede verse un demo de todo lo que el sistema puede hacer, en donde se incluye identificador de llamadas y correo de voz, para empezar.

Yo tengo mis dudas de que este artefacto vaya a tener éxito. En mi opinión llegó tarde al asunto de la telefonía en donde Skype, quiero creer, tiene un buen segmento del mercado. Pero ud. lector matukiense ¿qué piensa?

Fuente: Ooma

Desde la Red…
Comentarios