Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Volví, no quería, pero volví.  En el mayor estilo de Silvio Dante, brazo derecho de Tony Soprano, y haciendo alusión a la película mítica El Padrino. ” Just when I thought I was out, they pull me back in.” (Justo cuando pensé que estaba fuera, me vuelven a jalar.)

Así es regrese a uno de los vicios más peligrosos en la computadora, World of Warcraft.  World of Warcraft es un MMORP (Massive Multiplayer Online Role Playing Game, ó un Juego de Rol Masivo en Línea). Un juego con más de 11 millones de usuarios y que generalmente trae alta satisfacción como historias de horror. Se ha convertido en un ícono de los videojuegos donde la interacción social es el pináculo de este mundo viviente, con su propia economía, trabajos, cosas que hacer y demás desatando una fiebre incurable en muchos sentidos. El hecho de vivir en otro mundo “digital” donde hay cosas como bodas, funerales, de gente “real” en un mundo “digital” es impresionante, el grado de absorción es, increíble. Pero no hablemos de el fenómeno que creo que es conocido por todos, mejor les voy a contar mi historia. Así es. Yo era un empedernido jugador de Warcraft, troné estática en la universidad gracias a este juego, pasaba mucho tiempo en la computadora jugando con lo que era mi guild que creamos uno de mis mejores amigos que ahora vive en España y yo.  Salió la primera expansión y después de mucha meditación logré dejarlo. Lo extrañaba por la gran interacción social y que el juego nunca terminaba, era realmente divertido juntarte con 40 personas en línea para acabar un “Dungeon” o calabozo, y el juego ofrece una experiencia única, tanto
que es como una droga digital.  Es mas Fernando sabe de lo que hablo, ya que como yo, jugaba y dejo a su paladín congelado. Nunca mas dijimos, nunca más.

Me equivoque. En noviembre del año pasado (2008), salió una nueva expansión para World of Warcraft, Wrath of the Lich King.  En ese momento yo estaba jugando Warhammer Online : Age of Reckoning por recomendación de Fernando un MMORPG más enfocado en la acción y menos en el juego de rol eterno o sin tanto “grinding”. Estaba contento, quería regresar a jugar WoW (World of Warcraft), pero por el otro lado no sabía que me esperaba. Afortunadamente conocí a la gente de Blizzard cuando vinieron a México gracias a un amigo muy cercano, les platicaba que ya no quería jugar por lo absorbente del juego , no porque no lo amará porque en verdad es una gran, gran experiencia. Su única contestación fue: “No sabes lo que te espera, llevo años trabajando en la industria de los videojuegos, y Wrath of the Lich King realmente es una
experiencia única, es más grande, muchas mejoras, una nueva clase y demás.”

Un día estaba viendo comerciales en You Tube. Que en lo particular los comerciales de Warcraft son excelentes desde mi humilde opinión. Lanzando una campaña casi mundial, con comerciales en España,
Alemania, Francia, etc. Y en un arranque de impulsividad fui por mi copia. Lo instalé, reactive mi cuenta, hice los patchs pertinentes. Y….. ahora les cuento, por el momento unos comerciales con Ozzy Osborne PRINCE OF DARKNESS Y Mister T!

En verdad la expansión trae muchas cosas nuevas a la mesa, una nueva clase Death Knight (La cual fue la que básicamente me vendió el juego), un nuevo continente para explorar, nuevos escenarios de PVP
(player vs player) , y es como me lo prometieron una expansión digna de tal juego.

Gracias a Dios ya no tengo tanto tiempo para jugar, pero muchos de mis amigos de WoW han regresado, y ¿Se acuerdan de mi cuate de España? Pues lo convenci para que regresara a nuestro viejo servidor, y estamos de nuevo jugando. Warcraft, te extrañe. Pero mi recomendación es todo con medida, y si tienen un hijo
limítenle las horas de uso para jugar, porque si en efecto es un excelente juego, de los mejores, pero puede llegar a ser peligroso.

What´s Your Game?
Y como dato cultural, mi main carácter es un warrior, y tengo 3 alts un Death Knight un Shaman y un Mago.
Y otro comercial! Con William Shatner!

Desde la Red…
Comentarios