Nicolás Sarkozy, Francia, terrorismo, Internet

El presidente francés, Nicolás Sarkozy,  ha propuesto una nueva ley que podría aplicarse a aquellos que sean visitantes repetitivos a sitios web de temática extremista. La idea es que esos navegantes irían a la cárcel. Esto viene justo después del episodio del asesino que mató a unos niños frente a una escuela judía hace apenas pocos días. El criminal fue hallado y después de 32 horas de asedio, murió.

Sarkozy está a un mes de la elección y ha dicho que ha llegado el momento de amenazar a aquellos que entran a navegar a sitios extremistas de la misma manera que se hace con los que consumen pornografía infantil.

“Cualquiera que regularmente consulte sitios de internet en donde se promueva el terror o la violencia en sumo grado deberían ser sentenciados a prisión”, dijo en un evento de campaña en Strasbourh, en la parte este de Francia. “No me digan que esto no es posible. Lo que es posible para los pederastas debería ser posible para los terroristas entrenados y quienes los apoyan también”.

Las leyes francesas piden hasta dos años de prisión y $30,000 euros (unos $40,000 dólares) en multas a quienes entren repetidamente a sitios de pornografía infantil. No se sabe si la propuesta de Sarkozy llevaría a multas y penas similares. Cuando se le preguntó, éste dijo que el Ministro de Justicia es quien debería aclararlo, pero no hubo más respuestas al respecto.

Periodistas y abogados están preocupados porque “se trata de criminalizar ahora la navegación, una simple visita a un sitio web, lo cual parece en todo grado desproporcionado”, dijo Lucie Morillon, quien tiene el despacho de medios llamado Reporteros sin Fronteras. Y añadió: “lo que es más preocupante para nosotros es cómo van a saber quién está viendo algo en un sitio web. ¿No significa esto un sistema de vigilancia global por Internet en Francia?”.

Por su parte, el abogado Christophe Bigot secundó las preocupaciones de Morillon, diciendo que dicha ley, si pasa, podría ser un serio golpe a las credenciales democráticas de un país que se considera la casa de los derechos humanos. “No veo cómo se pueda asumir que una persona conectada a un sitio web (extremista), no solamente comparte las ideas que están siendo expresadas ahí, sino que, además, está lista para actuar de acuerdo a esas ideas”, dijo Bigot. “Suena como una muy peligrosa simplificación de un problema. Un paso atrás en términos de la libertad individual”.

Bigot dijo que no es claro hasta que punto la propuesta de Sarkozy es seria. En cualquier caso, el Parlamento Francés no está sesionando, pero podría ser llamado con urgencia para hacerlo en este caso. De otra manera, esta supuesta ley podría discutirse tras la reelección de Sarkozy, si es que esta ocurre.

Evidentemente, Sarkozy está bajo la mirada de la opinión pública después de que Mohamed Merah, de 23 años, de Algeria, quien presuntamente mató a tres militares franceses, tres niños judíos y un rabino, muriera en una refriega que duró muchas horas en la ciudad de Toulouse, a principios del jueves pasado.

Morillon dice que entiende el problema que enfrenta Sarkozy, pues tiene muchos elementos emocionales, pero no se puede radicalizar el asunto a los usuarios de internet por semejantes atrocidades. “Hay que ser cuidadosos en no atacar al blanco equivocado. Una vez más internet es señalado como el culpable de todo, como si la red de redes fuese la fuente de toda maldad”.

Fuente: Yahoo!

Enlaces Patrocinados
Comentarios