Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

oracle_android

El juicio entre Oracle y Google parecía haber terminado cuando el jurado halló que no había violación de la patente y el juez de la causa dijo que los APIs no podían ser sujetos de derechos de autor, por lo que en principio no podía haber violación a los derechos de autor. Oracle entonces apeló y se le ha concedido, por lo que habrá un nuevo juicio. Una autoridad mayor a la del jurado pasado dice, de hecho, que los APIs pueden ser sujetos a los derechos de autor. ¿Quién tendrá la razón?

Hace unos dos años informamos que el Juez William Alsup quien presidió por meses la lucha legal entre Oracle y Google, indicó que los APIs no podían ser sujetos de los derechos de autor. El veredicto aparentemente aseguraba el futuro de Android, pero Oracle tenía aún un as bajo la manga. Lo primero que hizo Oracle fue apelar al Circuito Federal, en donde compararon el software a la ficción, usando a Harry Potter como ejemplo. Desde entonces, las ruedas del sistema judicial se han tenido que ir moviendo lentamente, con todo un equipo de abogados de uno y otro bando, para convencer al panel de jueces,  O’Malley, Plager y Taranto – en la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito Federal.

Los jueces establecieron darle la vuelta a la decisión original del jurado, amén de descalificar la opinión del Juez Alsup, diciendo: “Debido a que hemos concluido que el código declarado y su estructura, secuencia y organización del paquete API tiene derechos a la protección autoral, rechazamos la decisión de la Corte de Distrito en donde determinamos que se hallaron 27 violaciones en los paquetes de Java.

Florian Mueller, autor de un blog en donde habla de patentes, escribió (ver referencias): “No estoy de acuerdo con la decisión del Juez Alsup sobre lo que puede o no tener derechos de autor. Estoy en favor de una protección creativa razonable para los APIs relacionados desde hace unos diez años”. Mueller toma el siguiente pasaje, que parece ser la cruz de la dificultad: “Estamos en el entendido que la aplicación de los derechos de autor en el contexto del cómputo es una tarea compleja […] En este registro, sin embargo, encontramos que la Corte Distrital se equivocó para distinguir entre la pregunta clave de lo que es o no sujeto a los derechos autorales. La Corte también erró en el uso justo de los principios de importación, incluyendo los problemas  sobre interoperabilidad, dentro de su análisis sobre los derechos de autor”.

Como ya se dijo, el Juez Alsup era además programador. En su opinión los APIs no tienen el mínimo estándar de originalidad para ser sujetos del derecho autoral porque bien podrían escribirse por un novato en poco tiempo. Así como no se puede tener derechos de autor sobre una palabra, los programas deben ir más allá de lo obvio para obtener esta protección.

Todo parece indicar que de nuevo Google está en el abismo legal. Evidentemente a Oracle no le interesa que Google deje de usar sus APIs. No. Lo que le interesa es sacarle dinero. De eso estamos claros.

Referencias:

Oracle gana la apelación en su juicio contra Google

i-programmer

Desde la Red…
Comentarios