Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

SeguridadEl programa Prism con el que la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos supuestamente tuvo acceso a información privada de personas a través de los principales servicios de tecnología que están establecidos en ese país tiene un nuevo episodio. Un reporte indica que Microsoft dio acceso al gobierno para ver conversaciones en Skype, Outlook y contenido de SkyDrive.

De acuerdo con el diario The Guardian, un documento que obtuvieron revela el que Microsoft trabajó de cerca con la agencia de seguridad para facilitar su acceso a las nuevas plataformas como Outlook, servicio que fue presentado en 2012 y al que el gobierno pudo ingresar desde antes de que éste fuese lanzado.

Por otro lado, también se dio paso a la agencia para que entrara en contacto con archivos y demás contenido almacenado en cuentas de Sky Drive, así como para escuchar y ver audio y video de las conversaciones que se sostienen a través de Skype.

Mientras que esto no implica que el gobierno haya espiado a cualquier cantidad de personas (se supone que sólo se puede monitorizar la interacción de un usuario bajo ciertas condiciones), este reporte parece refutar las declaraciones de las empresas que han negado conocimiento del programa Prism.

Aun así, The Guardian recibió una declaración de Microsoft en la que se dijo que la compañía “tiene principios que guían la respuesta de toda la empresa a las peticiones del gobierno sobre información del cliente tanto para la aplicación de la ley como para asuntos de seguridad nacional”, sin embargo, “el equipo de cumplimiento de normas examina todas las peticiones de cerca, y las rechazamos si las consideramos inválidas…sólo cumplimos con órdenes sobre cuentas específicas y no responderíamos al tipo de órdenes abiertas que se han discutido en la prensa en las últimas semanas”.

A pesar de que la NSA ha declarado que con el espionaje se frenaron posibles ataques, la percepción en general de los usuarios de Internet y otras tecnologías de comunicación no parece estar de acuerdo con los métodos que se han utilizado.

Referencia: The Guardian

Desde la Red…
Comentarios