Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Una frase común en el periodismo es “no hay nada más viejo que el periódico de ayer”, y probablemente refleje precisamente la caducidad de las noticias. Lo que hoy es noticia mañana se olvida fácilmente. Ahora con Internet y en particular las redes sociales, parece que las cosas son aún más aceleradas.

¿Alguien recuerda el cumpleaños de Rubí? ¿Se acuerda alguien del siguiente holocausto que llegaría en una fecha determinada y que nunca llegó a pesar de que supuestamente la NASA confirmaba el fin del planeta? El asunto es que hoy se dan un sinfín de noticias que no tienen mayor sentido y que así como llegan, desaparecen del imaginario colectivo en un dos por tres.

Y quizás las noticias que deberían ser más recordadas son aquellas en donde se nos plantean situaciones que se van a dar que hacen palidecer a las teorías de conspiración más descabelladas. Por ejemplo, en el 2008 Charles Harold “Hal” Turner, un estadounidense, supremacista blanco, nacionalista, negador del Holocausto, seguidor del fascismo y blogger, hizo un video en donde se anunciaba que el dólar iba a ser eliminado y que aparecería una nueva moneda llamada “AMERO”.

Según este personaje, el cual tiene una triste historia con la justicia estadounidense, en donde en agosto de 2010 fue condenado por amenazas en contra de tres jueces federales del séptimo Circuito de Cortes de Apelación de Estados Unidos, el gobierno de los Estados Unidos crearía una nueva moneda y haría desaparecer el dólar, de forma que todos los que tuviesen el billete verde tendrían que vendérselo al gobierno en un valor ridículo (cinco centavos de dólar por cada dólar).

Pero nada de eso pasó. Los dichos de Turner nunca se cumplieron pero a él no le importa, porque nadie le fue a reclamar sobre su tonto video. Eso sí, si hubiese tenido la mínima razón, habría sido el primero en decir que él había predicho lo que pasaría. Pero así son las cosas: los charlatanes son olvidados rápidamente y quizás ése es el peor castigo.

Hoy más que nunca vivimos una serie de redes sociales que se transforman constantemente, que cada vez más inciden en la vida cotidiana (vayan a cualquier reunión y noten cuando empiezan los invitados a hablar de Facebook, Twitter, etcétera). Y las redes sociales -creo yo- están aprendiendo a auto-controlarse a sí mismas. ¿Sale una nota indicando que el “No-Circula” se modifica? Inmediatamente sale alguien a poner una nueva nota indicando que es falso. ¿Se publica una nota indicando que murió algún personaje importante de la farándula o la política? Rápidamente es desmentido.

El asunto de las noticias falsas, de las teorías de conspiración, que aunque más realista que parezcan nunca dan el siguiente paso a demostrar nada, son cosa de todos los días en Internet. Si Turner, en el 2008 era capaz de decir esa sarta de estupideces que se viralizaron en su momento, hoy ni quien se acuerde. Pienso que debiésemos considerar esto para poder tener mejor perspectiva hacia donde vamos como sociedad.

Pienso que está llegando el momento en el que las redes sociales empiecen a ponerse en su justo medio. Tal vez en menos tiempo del que pensamos ya no tendremos que lidiar con tantos absurdos de información falsa, de conspiranóicos o de noticias aterradoras. Ojalá y sea así.

Desde la Red…
Comentarios