Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Si hay alguien que sabe de tortillas somos los mexicanos. Nada supera el olor y el sabor de una tortilla recién hecha a mano o de la propia tortillería, pero lamentablemente, existen lugares en el mundo en donde no tienen este mismo privilegio, como en Estados Unidos, donde su concepto de tortillas y tacos está un poco desviado de cómo son en realidad en nuestro país.

Justo para este propósito entra Flatev, un nuevo producto que combina la idea de máquinas de café como Tassimo, Nespresso y Keurig, en las que sólo se necesita una pequeña cápsula para obtener un producto final fácil y rápido.

La idea de este dispositivo fue de Carlos Ruiz, quien extrañaba bastante las tortillas frescas hechas en casa que comía en México cuando vivía en Suiza. Éstas eran difíciles de encontrar en aquel país, pero por supuesto, las cafeteras de Nespresso estaban en todas partes, y fue ahí donde se dio cuenta que había una oportunidad de negocio, con el que podría producir tortillas con el mismo tipo de cápsulas.

“Por lo que queríamos ser reconocidos es por cambiar la forma en que la gente come pan. Hoy en día, la mayoría de la gente come tortillas fritas o bien, las que venden en las tiendas de comestibles y que en su mayoría tienen una gran cantidad de aditivos, y eso es algo que no debería de ser”, afirma Sandro Meyer, encargado del área de mercadotecnia de Flatev.

En esencia, Flatev espera convertir la elaboración de tortillas en algo tan fácil como sólo presionar un botón. Aunque el equipo todavía está determinando la composición definitiva de sus cápsulas, dicen que están trabajando con expertos en ecología y científicos ambientales para realizar sus cápsulas de una manera que garantice que no contribuirán demasiado a la basura en nuestro medio ambiente.

Ya que no tienen ningún filtro, a diferencia de muchas otras cápsulas en el mismo ecosistema, la posibilidad de reciclaje es mucho mayor. Los usuarios podrán elegir entre tres cápsulas desechables diferentes: harina, maíz y maíz azul, con las que en tan sólo menos de un minuto tendrán una tortilla calientita y lista para comerse.

Es importante resaltar que cada cápsula produce una tortilla de seis pulgadas (15 centímetros), además de que requiere de refrigeración y tiene una vida útil de dos meses. Destacando el compromiso de la compañía para ofrecer pan fresco sin conservadores, Flatev dice que sus ingredientes para una cápsula de tortilla de harina incluyen harina, agua, bicarbonato de sodio y sal, mientras que sus tortillas de maíz sólo tienen harina de maíz, agua y una pizca de limón.

La forma en que Flatev funciona es que, al insertar una cápsula de masa en la máquina, ésta la abre la aprieta y la cocina; una vez lista, la tortilla es entregada en una bandeja en la parte inferior del aparato.

Por supuesto, el proyecto no se va financiar sólo, y a pesar de que ya ha entrado en producción, sus creadores necesitan un último impulso para la parte final de la misma. Es por eso que han abierto una campaña de Kickstarter el día de hoy, en la que están buscando obtener por lo menos 50,000 dólares para garantizar cumplir con todas las preordenes que se hagan del dispositivo, el cual se tiene planeado que llegue a las tiendas a mediados de 2017 y que cueste entre 250 y 300 dólares.

Al momento de escribir esta nota, el proyecto ya va en 55,287 dólares recaudados y aún faltan poco más de 29 días para que termine la campaña, la cual promete ser todo un éxito en países fuera de México.

Referencias: Flatev, Kickstarter, Digital Trends

Desde la Red…
Comentarios