Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Sin duda el mundo moderno es muy interesante pero también lleno de peligros. Las calles se han vuelto más inseguras que antes probablemente y el tema de la vigilancia es ya un asunto cotidiano. En muchos casos, las autoridades e incluso los individuos, instalan cámaras de vigilancia en sus calles y domicilios, para así poder tener información sobre cualquier situación inesperada o peligrosa para la comunidad.

Con la llegada de Internet, la vigilancia a través de cámaras que usan direcciones IP permiten que los usuarios puedan ver lo que acontece en sus domicilios, por ejemplo, desde una app del teléfono celular. Así, si ven algo irregular, se puede reportar a la policía con prontitud. Desde luego que estos equipos requieren además de estar en lugares inaccesibles para los amigos de lo ajeno para que, finalmente, no puedan ser deshabilitadas fácilmente.

El reto ONVIF es un concurso de software de código abierto, el cual tiene unos 20 mil dólares de premios para las apps que se conecten a las cámaras de seguridad y puedan resolver algunos de los problemas conocidos. Las apps (móviles o de escritorio), serán recompensadas con una tarjeta de Amazon de 250 dólares o bien un mejor premio en efectivo.

El concurso de Google para ir a la Luna terminará y no habrá ganador

ONVIF es una organización sin fines de lucro que se enfoca en los estándares globales de interoperabilidad de los productos de seguridad basados en IP. Empezó en el 2008 gracias a Axis Communications, Bosch Security Systems y Sony. Hoy tiene más miembros como Hikvision, Dahua Technology, Uniview Technologies y muchos más.

ONVIF reta ahora a los desarrolladores a crear apps de código abierto para el manejo de streaming de las cámaras de seguridad. Los premios son de 3,000, 2,500 y 2,000 para las tres mejores apps. Habrá 7 finalistas más a los que se les dará recompensas de 800 dólares. Finalmente, habrá estímulos a otros desarrolladores que entreguen apps interesantes (de acuerdo al jurado), por tarjetas de Amazon de 250 dólares.

El reto en línea está abierto a individuos y pequeños equipos que corran sobre la plataforma BeMyApp. Se pueden ver tutoriales para ayudar a los concursantes a empezar y entender el acceso al streaming en vivo, de forma que puedan poner a prueba sus apps.

Para que la app califique, se requiere de tres cosas:

  • Ser código abierto
  • Implementar una solución de seguridad IP innovadora
  • Conectarse a las cámaras prototipo con funcionalidad Profile T.

Profile T es la biblioteca de ONVIF (latestrelease candidate), diseñada para los sistemas de videocámaras con IP, la cual tiene además soporte a H.264 y H.265 (formatos de codificación), a la definición del sistema y a eventos de advertencia y alarma, como movimiento y detección de intromisión sobre el sistema para dañarlo. Las características obligatorias para los dispositivos incluyen el despliegue de pantalla y el streaming de meta datos, mientras que las características obligatorias para los clientes incluyen el control PTZ.

El desarrollo de software de la NASA y el código abierto

Pero si llegó hasta aquí en la lectura y no entendió las posibilidades de Profile T, no se preocupe, porque una vez que se registre en el concurso, podrá tener acceso a tutoriales de video e impresos que lo pueden guiar en el desarrollo de la app que se conecte a una cámara IP. Hay tutoriales para Windows, Apple y los desarrolladores Android.

Así, los participantes podrán conectarse a las cámaras en línea de prototipo con funcionalidad Profile T, con la idea de probar sus apps para el reto. Se dan enlaces a los ejemplos de código abierto para conectar una cámara ONVIF desde Android e iOS inclusive.

Los criterios de los jueces son simples: innovación, capacidad de uso (usabilidad), calidad del código e interfaz con el usuario. A los concursantes se les piden datos como el URL donde se encuentra la app, el problema planteado y la solución hallada. También hay campos opcionales como el explicar el mecanismo de la app, cómo trabaja, etcétera.

Cabe decir que el reto puede ser muy interesante considerando que se gastan en los Estados Unidos alrededor de 3 mil millones de dólares en seguridad electrónica al año. Por lo cual, el campo de acción se ve muy fértil, por decir lo menos.

El cierre del concurso es el 3 de junio del 2018. Y si decide participar: ¡Mucha suerte!

Comentarios