Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.


Entre todas las aplicaciones, (apps de cariño) más queridas en la oferta de Android, sin duda los emuladores de videojuegos ocupan un rango especial. Para muchos, era una razón suficiente para preferir este Sistema Operativo a la competencia.  Por fin, algo que era inevitable ha pasado: todos estos programas están desapareciendo de las app stores, seguramente por problemas de derechos de autor.

Los famosos emulators; pequeñas maravillas de software que emulan (de ahí el nombre) o imitan el funcionamiento de una consola convencional utilizando el hardware del equipo en el que estén instalados permitiendo por ejemplo, poder jugar el Ocarina of Time o GoldenEye o GTA en tu teléfono. Algo más noble que práctico y más idealista que verdaderamente divertido.

Sin embargo, frente al modelo y la filosofía del código abierto, donde el mérito es haber escrito el software y quedando un poco en la zona gris de lo legal y lo ilícito, pero sobre todo, el problema monetario y los derechos que se deben, han obligado a estas empresas a quitar sus changarros del Marketplace de Google.

Este es un tema delicado, pues enfrenta la libertad de expresión en términos de programación contra la enorme cantidad de trámites, papeleos, permisos, pagos y ajustes que se requieren para poder utilizar material registrado de alguien más. La pregunta es, ¿hasta dónde se vale una cosa por la otra?.  Por favor, déjenos sus opiniones.

 

No es la mejor forma de jugar, es más bien gran software y una idea noble detrás.

 

Los ROMS, como se le llama a los archivos que reproduce un emulador, frecuentemente contienen material protegido.

 

Desde la Red…
Comentarios