Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La programación de las computadoras ha pasado por una serie de transformaciones que nos ha llevado a lenguajes que hoy en día son expresivos y poderosos. La primera generación de lenguajes como FORTRAN y C intentaban traducir conceptos de alto nivel en código, lo cual es básicamente la idea de todo lenguaje moderno: abstraer conceptos de manera que se puedan expresar con cierta facilidad en los entornos de programación actuales sin tener que lidiar con los detalles internos de la plataforma donde se programa.

Hoy la programación busca que los desarrolladores expresen sus ideas cada vez más en un lenguaje natural, usando tal vez una notación como la matemática, escribiendo pseudo código para eventualmente terminar escribiendo el código completo en un lenguaje en particular. La traducción es necesaria porque aunque los lenguajes naturales son expresivos el pseudo código tiene que ser más preciso, la notación más concisa y el código, al final del día, el producto que puede ejecutarse.

No obstante esto, el precio de la traducción está limitado por el subconjunto de ideas que pueden expresarse efectivamente en un lenguaje. Algunas ideas son fácilmente traducibles a código pero otras son complejas de escribir. Por ello, hoy en día hay que pensar en lenguajes que sean leíbles, concisos, precisos y ejecutables. Esto significa el poder eliminar lenguajes intermedios y usar el lenguaje parta explorar, aprender, enseñar y pensar.

Redescubriendo el lenguaje de programación FORTH

Hay muchos lenguajes de programación pero lo que ahora está de moda es Python y tal vez sus posibilidades para aprender y enseñar lo hagan el lenguaje ideal para iniciarse en la programación. Pero realmente Python no es particularmente nuevo, pues tiene ya unos 25 años de haber sido creado. Lo que parece estar ocurriendo es que Python y algunos otros lenguajes modernos (o modernizados), dan un margen mayor de expresividad al programador y por ello habría que empezar a tomarlos en cuenta.

Pero sea cual sea el lenguaje de programación que le interese, fíjese bien que es expresivo, que sus ideas pueden ser traducidas a código de la máquina con menos dificultades. Hay que entender que la expresividad es algo así como poder decir las cosas de diferentes maneras y habrá algunas formas que sean mejores que otras, más entendibles o incluso más elegantes, más bonitas. Pero en el fondo y al final del día lo importante es que expresen ideas que puedan pasarse a código para así crear el siguiente software que usarán las generaciones que vienen.

Referencias: Scientific American 

Desde la Red…
Comentarios