Para comenzar este año y como es época de propósitos, esta ocasión quiero proponerles algo: Por qué no nos proponemos tener una mejor cultura vial en beneficio de todos. Nos hace mucha falta en este país, ¿no creen?

En serio, de por sí ya no se puede circular por la gran cantidad de automóviles que hay en las ciudades y si a esto le sumamos que somos unas “bestias” para manejar, con la falsa creencia de que si paso antes que tú, si me cierro o si me incorporo a una vía rápida desde tercera fila y sin formarme, soy más “listo” o más “fregón” que tú.

¡Qué horror! Pero así somos y como que ya va siendo hora de cambiar ¿no?

A ver vamos a empezar con algo que llama poderosamente mi atención. ¿Por qué creemos que la direccional es una agresión?.

En México, al poner la direccional con el objetivo de indicar tus intenciones de dar vuelta, de cambiarte de carril, etc. Se lanza una extraña señal al conductor del otro carril y le dice: “quiero ganarte tu lugar a toda costa, no me dejes pasar” o qué tal, “Voy a pasar antes que tú” Por favor, ¿qué caso tiene ir luchando por escasos 5 metros? Nadie será superior a nosotros si pasa antes o ¿si? Esta actitud lo único que ocasiona son accidentes.

Lo que no se vale: No usar las luces direccionales.

Otro caso, imagina la carretera un domingo 6 de la tarde después de un largo puente, el camino viene terriblemente lleno de autos; tú vas en el carril de alta atrás de una fila interminable que avanza a velocidad moderada; el carril de baja va igualmente lleno. De pronto, una camionetota se planta a sólo 5 cm de tu defensa trasera, con la luces y la direccional prendidas para que te quites, él, quiere ir más rápido y quiere pasar, tiene mucha prisa de llegar. ¡Pues todos! Todos queremos ir más rápido y llegar antes a casa. ¿Para dónde te haces?

Lo que no se vale: es ir a 40 km/h en el carril de alta y no dejar pasar a un vehículo más veloz cuando hay probabilidad de hacerlo y con la carretera despejada, o rebasar a los ”tontos” por el acotamiento eso realmente apesta.

A estas alturas yo quisiera preguntarte ¿a cuantos peatones has dejado pasar en los últimos días? Ellos también tienen derecho a cruzar calles, pero no, hay que aventarles el coche ¿pa’ que se cruzan cuando YO voy pasando? ¡Apúrense, quítense!

Señores y señoras los peatones son primero sí o sí, pero pues no tenemos cultura vial o nos hacemos.

Lo que no se vale: Que nadie use los puentes peatonales o que por ir con los audífonos y el iPod® no nos fijemos al cruzar las calles.

Otro gran ejemplo de falta de cultura vial se da dentro del auto, no nos hagamos, no usamos el cinturón de seguridad, “¿pa’qué? Es rete incómodo”. Hablamos por celular, “es que me urgía hacer esa llamada”; comemos, “ya hace hambre”; ellas se pintan, “para dormir 10 minutos más”, etc., o lo que es peor, manejamos borrachos por necios o “porque así manejo mejor”. Siempre hay una buena excusa para manejar mal, para cerrármele al otro y fingir que no vi y para poner en peligro mi vida y la de los demás.

Cuando conducimos, lo único que tenemos que hacer, es eso, conducir.

Pero el peor caso se da cuando transportamos niños, recordemos que a nosotros nos toca cuidarlos, pero no, insistimos en traerlos sueltos (sin cinturón de seguridad) “es que es rete inquieto”; o los llevamos en la parte delantera y/o sin los asientos adecuados; y el más terrible: entre el volante y nosotros.

¿Sabías que en periodo escolar, cada día, 6 niños no regresan a su casa por muerte en accidentes viales? ¿Y que sólo el 27% de los niños en edad preescolar viajan de manera adecuada por los caminos de México? Es decir en un asiento adecuado para su edad, peso y estatura.

¿Sabes por qué hay tantos topes en México? Simple, porque nadie respeta nada, ni los semáforos, ni las señales, ni los límites de velocidad, ni nada. entonces o te enfrenas o friegas tu coche. Así es.

Recuerdo que en una ocasión, un amigo extranjero me preguntó por qué en México había letreros que decían “Obedezca las Señales” hasta les sacó fotos. Realmente le parecía lo más ilógico del mundo, y tiene razón las señales están ahí para que las respetemos.

Honestamente, yo no veo cuando podremos mejorar en este aspecto. Cada vez el egoísmo, el stress, la frustración que vivimos todos los días en las calles nos invade y nos transforma una vez que nos subimos al auto, como en aquella caricatura de Goofy.

El tema es extenso, te invito a que comentes las cosas que te parecen una total falta de cultura vial y que pongas tu granito de arena para lograr que este sea uno de tus propósitos de año nuevo: ser un mejor conductor.

Enlaces Patrocinados
Comentarios