Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Recientemente el pleno del Senado en México, aprobó el dictamen que modifica el artículo 44 de la Ley de Telecomunicaciones. Este comentado dictamen de ley obliga la introducción de una tarifación para cobrar por segundo la telefonía móvil. Esta iniciativa tiene muy buenas intenciones pero pocos resultados prácticos.

Históricamente ha existido una fuerte tentación de los políticos para querer intervenir en los mercados y poder fijar los precios de bienes y servicios al usuario final. Sin embargo, estos precios son fijados, principalmente, por la oferta y la demanda, con excepción de algunos productos y servicios controlados por ejemplo, la tortilla, el gas natural, el salario mínimo y, en telecomunicaciones, la tarifa de interconexión y los precios tope de la canasta básica de Telmex, entre otros.

De esta manera, la aprobación del dictamen del cobro por segundo no significa que al precio actual por minuto de cada proveedor lo dividan entre 60 para obtener el precio por segundo, sino que los operadores ofrezcan, por ley, algún tipo de tarificación por segundo a sus usuarios además de las tarifas que puedan ser por minuto o por llamada. El punto central, es que no quiere decir que el precio por minuto se va a dividir entre 60 sino que los operadores solo deben proveer, si el cliente así lo decide, el servicio de voz por segundo, incluso a un precio mayor.

La teoría económica nos indica que comprar al menudeo será más caro que comprar al mayoreo, en este caso, comprar solo unos segundos será más caro que comprar un paquete de varios minutos por adelantado, así como es más caro comprar un cigarro suelto que una cajetilla completa.

Por último, esta tentación por regular los precios al usuario final olvidó a la tarifa de interconexión o terminación de llamadas en otras redes, lo cual sí sería un avance considerable en favor del consumidor porque, si se elimina el redondeo de esta tarifa, se podrá llamar a otras redes a un precio más bajo, pagando ahí sí sólo los segundos que utilice, ya que este sí es un servicio regulado en precio.

En conclusión, esta tarificación por segundo al usuario final tendrá muy poco impacto final al usuario ya que, lógicamente, será más caro por segundo que por minuto. Sin embargo, si esta tarificación por segundo se aplicara exclusivamente a la tarifa de interconexión, tendría un gran impacto en la competencia del sector de las telecomunicaciones en México.

La trayectoria de precios a nivel mundial no ha sido hacia el cobro por segundo al usuario final, sino hacia tarifas planas por minuto fácilmente comparables entre operadores y, posteriormente, a paquetes de llamadas ilimitadas a cualquier operador por una cantidad fija, lo cual no hemos podido ver aún en nuestro país.

 

 

Desde la Red…
Comentarios