Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

orina-albercaLa leyenda de que en las albercas existen sustancias químicas que tiñen el agua de rojo o morado cuando se orina dentro de ellas es eso, una leyenda que probablemente se diseñó para evitar que los niños orinaran cuando se meten a nadar en una piscina. Es de hecho una manera de intentar avergonzar a quien así actúa. Desafortunadamente no existen esos químicos y si existiesen, las albercas se verían más como una especie de jarra de Kool-aid más que llena de agua en donde nadar. El problema parte de que resulta extremadamente complicado detectar la orina en la alberca porque hay muchos químicos presentes en el agua, como por ejemplo, el amoniaco.

Pero ¿la gente se orina dentro de la alberca o no? En una encuesta hecha por el Consejo de la Calidad del Agua y la Salud, uno de cada cinco adultos admitió orinar en las albercas, y siete de cada diez dijo que no se bañaba antes de meterse a la piscina. De acuerdo con un artículo de Carly Geehr, del equipo nacional de natación de los Estados Unidos, “cerca del 100% de los nadadores de elite se orinan en las albercas. Algunos lo niegan regularmente mientras que otros se jactan de ello. La cuestión es que todos lo hacen”.

Otro mito interesante es que salir de la alberca con los ojos rojos después de nadar es el resultado de que haya demasiado cloro, pero de hecho, es al revés: una alberca apropiadamente balanceada solamente deja restos de los químicos que se usan en ella y los ojos rojos son causados por la cloramina, un subproducto químico producido por la oina, la perspiración o bien, por los productos de belleza presentes en una alberca sucia.

Referencias:

Live Science

Desde la Red…
Comentarios