Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Tela soluble como protección contra VIH y el embarazo

Bioingenieros de la Universidad de Washington han desarrollado un nuevo método de protección para las mujeres contra la infección del VIH y el embarazo no deseado, tan simple como administrarse un medicamento minutos antes del sexo.

El método se basa en el electrospinning, una forma más rápida de entregar el fármaco por vía tópica por medio de fibras de seda eléctricamente hiladas que se disuelven al entrar en contacto con la humedad para una liberación más rápida y ha dosis más altas del medicamento.

“Nuestro sueño es crear un producto que puedan utilizar las mujeres para protegerse de la infección por el VIH y los embarazos no deseados“, dijo el autor correspondiente Kim Woodrow, un profesor asistente de la Universidad de Washington.

Por medio de este principio las fibras se pueden manipular para controlar la solubilidad, la potencia y la geometría del material. Por lo que debido a esta versatilidad, las fibras pueden ser mejores en la entrega de medicina que las tecnologías existentes, tales como geles, comprimidos o píldoras. No hay altas temperaturas implicadas, por lo que el método es adecuado para moléculas sensibles al calor, la tela también puede incorporar moléculas grandes, tales como proteínas y anticuerpos, que son difíciles de suministrar a través de otros métodos.

“Este método permite la liberación controlada de compuestos múltiples”, dijo Cameron Ball co-autor de la investigación. “Hemos sido capaces de sintonizar las fibras que tienen diferentes propiedades de liberación. Por ejemplo una de las telas se disuelve en cuestión de minutos, lo que puede ofrecer a los usuarios la protección inmediata y discreta contra el embarazo no deseado y las enfermedades de transmisión sexual, otra se disuelve gradualmente durante unos pocos días, proporcionando una opción para el suministro sostenido, más como la píldora anticonceptiva, para proporcionar la anticoncepción y el protector contra el VIH”.

Sin duda un paso adelante en la farmacología pues en un futuro cercano una  tela de este tipo podría incorporar muchas fibras para proteger contra diferentes infecciones de transmisión sexual, o incluir más de un fármaco anti-VIH para proteger contra cepas resistentes a fármacos. La tela podría insertarse directamente en el cuerpo o ser usado como un revestimiento sobre los anillos vaginales u otros productos.

Aunque esta tecnología es más discreta que un condón, y potencialmente más versátil que las píldoras o dispositivos de plástico o de goma, los investigadores dicen que no hay una sola respuesta correcta.

“En el momento de las relaciones sexuales, ¿la gente va a utilizarlo realmente? Ahí es donde las múltiples opciones realmente entra en juego. Dependiendo de los antecedentes culturales y las preferencias personales, ciertas poblaciones pueden diferir en cuanto a qué tipo de tecnología que tiene más sentido para ellos.”

Por el momento el equipo se está centrando en lugares como África donde el VIH es más común, pero la tecnología podría ser utilizada en otros países para ofrecer control de la natalidad al mismo tiempo que la prevención de una o más enfermedades de transmisión sexual.

Referencia: American Society for Microbiology

Desde la Red…
Comentarios