16proto02-popupBlank Label es una compañía cuyo CEO tiene 22 años, el joven Fan Bi tiene una idea un poco diferente de lo que la compra de una prenda debe de ser. Sí, a lo mejor el cliente tiene una emergencia y necesita un camisa para el día siguiente, no tiene más opción que correr a la tienda departamental más cercana. Pero si el mismo cliente está interesado en poseer una prenda única, hecha a su comodidad y que represente una experiencia especial no sólo de compra sino de identidad, Blank Label ha sabido hacer uso de las bondades del Internet para hacer esto posible en cualquier lugar del mundo. Esta tienda de ropa permite a sus usuarios co-crear una camisa para hombre en menos de 10 minutos a través de su sitio Web.

Este servicio está disponible desde Octubre del 2009 en el sitio de Blank Label y en él se pueden diseñar camisas eligiendo todas sus características, desde el cuello, hasta los botones, estilos, estampados, etcétera. Gracias a esta aplicación los tres socios de Blank Label, cuyas edades son 19, 22 y 30 años, ha podido integrarse a un movimiento en Internet que permite al usuario y comprador tener voz en los productos que compran. Las camisas se cosen en Shangai con base a las especificaciones de los clientes, por supuesto se cosen de manera individual. Después son enviadas a cualquier lugar del mundo.

Una experiencia muy linda de compra (aunque no compré nada porque no necesito camisas de hombre) es que el sitio tiene un chat desde el cual alguien de la compañía está atendiendo. A mi de repente me saludó alguien (Danny / Lead Evangelist) muy amable y yo lo saludé y empecé a preguntarle de sus servicios. El chat está en uso siempre que alguno de ellos puede sentarse a atenderlo. También me platicó que pueden enviar camisas a cualquier lugar del mundo siempre y cuando las principales compañías de paquetería lleguen ahí (DHL,UPS, Fed Ex). Ahí un tip para el día del padre…

Al igual que Blank Label, la cual está basada en Boston, otras compañías ofrecen estos servicios para customizar el producto que venden, por ejemplo MeandGoji.com, para customizar granola, Gemvara.com joyas, CreateMyChocolate.com chocolate, LaudiVidni.com bolsos, y FashionPlaytes.com para ropa de niñas de 6 a 12 años. Uno de los beneficios o diferencias al tener un negocio así, es que no se tienen que producir varias tallas de cada modelo, pues se cosen según los pedidos. Además, no se necesitan bodegas para almacenar los productos.

Uno de los colaboradores de The New York Times se mandó a hacer una camisa; el costó fue de $72 dólares, pero el costo por una de las más sencillas es de $45 dólares. Sin duda Blank Label es una sugerencia para todos aquellos que quieran encontrar una camisa única, pero en realidad lo destacable es la idea del negocio en tanto que la parte interactiva de crear tu propia camisa le agrega diversión a la compra, hasta que te pueden atender a través del chat. Eso del chat contrarresta la ambigüedad o soledad de comprar en línea, sientes que alguien puede asistirte en caso de que tengas dudas de vestuario o existenciales (bueno, no tanto existenciales).

Fuente: The New York Times, Danny (Blank Label Live Chat)

Enlaces Patrocinados
Comentarios