Yo no quisiera creer que internet es una adicción. Más bien se ha convertido en una necesidad, porque de alguna manera podemos estar conectados a un sinfín de sitios que nos proporcionan información casi al tiempo que se produce. Por ello entiendo la angustia y desesperanza de cuando nos quedamos sin proveedor de internet por las razones que sean. Es casi tan grave como cuando se va la luz. Por ello siempre he pensado en tener un plan para tener red cuando los sistemas tradicionales fallan. Y eso es lo que hacemos a través del tethering.

De acuerdo con la siempre sabia Wikipedia, el tethering (o anclaje a red) “es el proceso por el cual un dispositivo móvil con conexión a internet actúa como un canal para ofrecer acceso inalámbrico a la red a otros dispositivos, cualesquiera que estos sean, asumiendo dicho dispositivo móvil un papel similar al de un módem o enrutador inalámbrico, permitiendo aprovechar así desde otros aparatos la tarifa plana de datos con la que generalmente se suministran”.

Por supuesto que el candidato para hacer tethering es un dispositivo móvil y probablemente el más utilizado será el teléfono inteligente que tenga plan de datos. Un motivo para que esto suceda es que en muchas ocasiones las telefónicas ofrecen tarifas fijas por una cantidad razonable de megabytes y entonces hacer tethering para una ‘emergencia’ no sale tan costoso.

El tethering —usando un teléfono inteligente— puede hacerse vía una conexión USB entre el teléfono y la computadora o de manera inalámbrica usando conexión Bluetooth.

Android soporta esta característica desde la versión 2.2, la que se denominaba  Froyo. Se pueden descargar aplicaciones desde el Android Market, como PdaNet o EasyTether, de forma que, a través del cable USB, se puede tener acceso a internet desde la computadora.

Pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Me pregunté entonces qué tan fácil (o difícil) podría ser conectar mi netbook a internet vía tethering. Hallé que es un sistema por demás trivial.

Primero entré al Android Market y bajé a mi teléfono, un Samsung Y, algunas aplicaciones que prometían hacer tethering. Descargué PdaNet 3.50, FoxFi y Quick USB Tethering.  Las tres sin costo. Probé la primera, pero mi máquina no podía conectarse. Intenté usar el cable USB para conectar el teléfono a la máquina. No pudo. No hallaba ninguna conexión. Me fastidié y decidí entonces intentar FoxFi. Y ahora sí, sin mayores preámbulos la netbook vio una conexión a la red Android69.

Cabe decir que la conexión vía tethering no es la mejor ni la más rápida del planeta; sin embargo, salva el día si se tiene la imperiosa necesidad de estar conectados. Evidentemente, es más costoso que el acceso a internet tradicional (módem conectado al teléfono residencial) y no se recomienda para uso cotidiano. Es una buena alternativa que siempre será útil conocer.

Referencias: FoxFiPdaNet Quick USB tethering

Enlaces Patrocinados
Comentarios