Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

votantes-usa00

Si usted pensaba que sólo en México se podía dar el caso de que la base de datos del INE (antes IFE), que contiene la información de todas las personas en edad de votar con credencial de elector, se podía poner a la venta de forma ilegal sin que nadie hiciese nada, pues se equivoca. Ahora un investigador de la seguridad informática descubrió la base de datos de 191 millones de votantes de Estados Unidos, en Internet, que se expuso abiertamente debido a una base de datos incorrectamente configurada.

La base de datos incluye nombres, direcciones, fechas de naciomiento, afiliación partidista, teléfonos y correos electrónicos de los votantes de los 50 estados de la Unión Americana, indica el investigador Chris Vickery, el cual trabaja en Austin, Texas, indicando que encontró la información mientras buscaba datos expuestos en la red Internet en un afán por hacer público el riesgo de la filtración de datos. Vickery indicó que no sabe si otras personas han tenido acceso a esta información, que le llevó todo un día descargarla.

En Estados Unidos la información de los votantes es pública, pero podría ser un problema que llevaría mucho tiempo y dinero tener la información de todos los que pueden votar en los Estados Unidos. Este tipo de información bien podría usarse por criminales para realizar un número de fraudes. “Lo alarmante”, dice Vickery, “es que toda esta información está concentrada”. El investigador indica que no es capaz de identificar a quién pertenece la base de datos o quien la controla, pero ya se ha puesto en contacto con las autoridades federales norteamericanas para hallar al propietario y remover la información de la red. Vickery se negó a identificar a las agencias contactadas, sin embargo, un representante del FBI declinó a hacer algún comentario al respecto.

Por otra parte, un representante de la Comisión Federal de las Elecciones en los Estados Unidos, quien regula el financiamiento de las campañas, dijo que la agencia no tiene jurisdicción sobre la protección de los datos de los votantes. Las regulaciones cambian de hecho, de estado a estado y por ejemplo, California requiere que los datos de los votantes se usen solamente para propósitos políticos y que esta información no sea accesible por terceros fuera de los Estados Unidos. Por su parte, Jeff Chester, director ejecutivo del Centro de la Democracia Digital en Washington, comenta: “La regulación de la privacidad es un requerimiento para que la información política de las personas se mantenga privada y a salvo”.

Por su parte, el jefe de NationBuilder, Jim Gilliam, dijo que la base de datos no fue creada en los Angeles con su compañía, pero que algo de esta información pudo haberse filtrado de datos que se entregan libremente para las campañas políticas. “Por lo que sabemos y hemos visto, la información de los votantes incluida en esa base de datos [de la que habla Vickery] es pública por lo que no hay información nueva o privada en esa base de datos”, indica Gilliam.

A mí en lo particular no me queda claro qué es privado y público en una base de datos de votantes, pero claramente es potencialmente un problema que cualquiera tenga acceso a esta información que llega a contabilizar 191 millones de votantes.

Referencias:

Reuters 

Desde la Red…
Comentarios