Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

¿Por qué se veía tan mal el último episodio de Game of Thrones? Te lo explicamos

El tercer episodio de la última temporada de Game of Thrones presentó algunos problemas con su resolución.

La batalla de Winterfell llegó a su fin con el episodio 3 de la temporada 8 de Game of Thrones. Desde el origen de la serie, se podría decir que dicho capítulo ha sido uno de los más esperados; sin embargo, algunos fanáticos se sintieron insatisfechos con la calidad de la imagen en algunas de las escenas.

Algunos usuarios se quejaron de lo oscura y pixeleada que se vio la batalla; incluso hubo quienes argumentaron que difícilmente se podía distinguir qué ocurría en la pelea. Otros no sabían diferenciar qué dragón era el que aparecía en pantalla; si el bueno o el malo. Tampoco sabíamos si los buenos o los malos estaban muriendo.

La buena noticia es que no fue que tu televisión chafeara, sino que así fue la transmisión para muchos.

La batalla de Winterfell llegó a su fin y la victoria se la llevaron los memes

Algunas teorías señalan que la explicación a este problema en el episodio se debe a que probablemente hubo una saturación en la cadena televisiva o bien, la cadena de televisión pudo haber optado por la compresión del capítulo para evitar que se cayera el sistema como ha sucedido en semanas anteriores.

Ahora bien, si intentas ver de nuevo el episodio, notarás que la resolución cambia radicalmente y todo lucirá mucho mejor. Aunque claro, los efectos especiales, la oscuridad de Winterfell, la llegada del frío y los caminantes blancos, también son elementos fundamentales a considerar para comprender que el episodio cuente con tanto movimiento y que algunos detalles puedan pasar desapercibidos.

ACTUALIZACIÓN

Para aclarar todas estas dudas, el director de fotografía, Fabian Wagner, explicó a Vanity Fair los motivos detrás de la oscuridad en el episodio.

Antes que nada, hay que recordar que Miguel Sapochnik, director del capítulo, se inspiró en la Batalla del Abismo de Helm de El Señor de los Anillos: Las Dos Torres. Sin embargo, la diferencia entre ambas batallas es muy grande porque en la de El Señor de los Anillos hay una luz azul que ilumina la noche y permite distinguir a los personajes.

Wagner aseguró que Game of Thrones quiso mantener la iluminación clásica que depende en gran parte de la luz natural, proveída por el sol, las velas o el fuego.

Además, el director de fotografía señaló que querían mostrar la evolución del episodio a través de la luz y la oscuridad.

7 tecnologías que no existían cuando Game of Thrones se estrenó

Procura darle otra oportunidad al último episodio de Game of Thrones para que disfrutes mejor la batalla de Winterfell.

Comentarios