Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

David Cage, el creador de fantásticas obras en los videojuegos como Heavy Rain y Beyond:Two Souls, reveló durante la conferencia de E3 su nueva y ambiciosa apuesta para PS4: Detroit: Become Human, pero el día de hoy tuvimos una sesión privada con él varios medios de Latinoamérica para ver más de lleno de qué va esta experiencia.

Para tener un contexto de ella, Cage nos explicó que el título, que tiene un aire a Blade Runner, tendrá dos personajes jugables: Connor y Kara. Esta última la pudimos conocer en un demo técnico previo del mismo nombre. Se trata de una robot que, de forma innata y como algunos de su especie, posee una conciencia casi humana y que ha logrado escapar de la fábrica en la que fue construida y ahora trata de esconderse y sobrevivir en la ciudad estadounidense de Detroit.

Sin embargo, es con Connor con quien el creativo hizo la demostración. Él es un androide de la empresa CiberLife, la cual ha sido establecida en un universo futurista donde los androides conviven con los humanos sirviendo a sus designios. Estos androides, de aspecto humanoide pero identificables por un círculo en la frente, trabajan para la humanidad en servicios de seguridad, cuidado del hogar y otras tareas.

Sin embargo, algo ha salido mal. Al parecer un androide doméstico se ha hecho con una pistola, ha secuestrado a la hija de la familia y dispara a todo el que se le acerca. Ya ha matado a dos policías y amenaza con arrojarse con la niña desde lo alto de un edificio. Por eso está aquí Connor, para evitar que dicha tragedia suceda. Nada más entrar en escena nuestro protagonista recibe un tiro en el brazo, con sangre azul salpicando como consecuencia, pera después empezar la intensa negociación de la rehen.

En la demostración, vimos cómo es que Connor debe tomar diversas decisiones en un periodo de tiempo muy limitado, las cuales nos llevarán a uno de los seis finales distintos que tiene tan solo la escena de apertura, que condicionará el resto de la historia. De hecho y, como en los juegos anteriores de David Cage, si el usuario espera demasiado antes de decidir o duda durante un periodo de tiempo excesivo en algún momento, la acción se desarrollará por sí misma, desembocando en una situación alterna.

A pesar de que la negociación parecía ir bien, el final no fue el esperado y se falló la misión. Cage nos explicó que esto se debió a que no investigamos lo suficientemente bien la escena del crimen antes de llegar al desenlace, ya que gracias a ello es posible recolectar una buena cantidad de pistas que nos ayudarán a tener éxito. Debido a ello, volvió a jugar la misión, pero ahora de forma diferente.

A nivel de gameplay, la mecánica empleada volverán a ser los quick-time events, además de que, como ya mencionamos, la interacción con el entorno y con algunos NPCs será indispensable para profundizar en la trama y poder tomar las mejores elecciones. Y es que el tiempo que dediquemos a la investigación del escenario, siguiendo cada una de las pistas escondidas, será clave para que, posteriormente y en los momentos de decisión, aparezcan todas las opciones disponibles de interacción.

En cuanto al apartado técnico, hay que reconocer que, al menos en lo mostrado hasta ahora, la calidad gráfica es digna de mención. El nivel de detalle, tanto en el entorno como en el diseño de los personajes, tan primordial para este tipo de juego, luce notablemente trabajado. Y es que la expresividad de los rostros y la visualización de las emociones son fundamentales para lograr la mayor inmersión en la trama y, sobre todo, para tomar la mejor decisión.

En definitiva Detroit: Become Human presenta un nuevo y fascinante universo de ciencia ficción inspirado en las mejores obras de la literatura y el cine. Y a sabiendas de lo bien que David Cage y su equipo manejan la narrativa, es de esperar que nos encontremos ante un argumento profundo, realmente trabajado y repleto de esos pequeños detalles que encantan a los fans, con infinidad de ramificaciones para que cada cual pueda ser testigo de su propia aventura.

Desde la Red…
Comentarios