Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La luna se está encogiendo según la NASA

Nuestro satélite natural se está haciendo más chico, y la prueba son los movimientos de tierra y sismos que están ocurriendo ahora mismo.

Todos los planetas parecen tener el mismo origen y probablemente muchas de las lunas que giran alrededor de ellos comparten historias similares.

Por ejemplo, la Luna, la única que tenemos, aparentemente tiene un interior que se está enfriando y esto hace que se esté achicando. La consecuencia de esto es que la superficie sufre las consecuencias y forma una serie de fallas geológicas, todo de acuerdo con una investigación patrocinada por la NASA.

Según los datos establecidos, la Luna está siendo unos 150 pies (más o menos 50 metros) más delgada de lo que fue hace millones de años.

La Luna, como otros cuerpos celestes, sufre sismos, temblores de tierra. Cuando se genera una serie de movimientos internos lo suficientemente fuertes, se libera la tensión en forma de sismos. Las líneas geológicas que genera pueden verse en el siguiente video:

En las misiones Apolo, de los años 1970s, los astronautas colocaron 
sismógrafos en la Luna. Los científicos, que determinaron que los 
movimientos telúricos en la Luna estaban lo suficientemente cerca de las líneas de las fallas establecieron una causalidad, y publicaron sus 
resultados en un estudio en Nature Geoscience

“Nuestro análisis da las primeras evidencias de que estas fallas aún están activas y son capaces de producir temblores de tierra en la Luna, pequeños sismos, en la medida que el satélite se está enfriando y haciendo ligeramente más chico”, explicó Thomas Watters, líder del estudio y científico senior en el Centro para la Tierra y Estudios Planetarios en el Museo Nacional Smithsoniano del Aire y del Espacio.

Watters dice que los sismos en la Luna pueden ser fuertes, unos cuatro o cinco puntos en la escala de Richter. Sin embargo, lo interesante es que en términos geológicos, la Luna se comporta como cualquier otro cuerpo celeste y tiene muchas de las características que se ven en la Tierra.

Marte, por ejemplo, parece ser que también tiene actividad sísmica, lo que parece concluir, al menos superficialmente, que el sistema solar bien podría compartir en términos de la física de la Tierra, muchas de sus características.

Comentarios