La Estación Espacial Internacional (ISS) se ve hoy como una suerte de “incubadora de negocios en el espacio”, así la describe Bryan Dansberry, especialista en educación de la NASA e ingeniero aeroespacial cuyos últimos 14 años han orbitado alrededor de proyectos espaciales, específicamente en la ISS, la cual para el ingeniero hoy puede ser considerada el laboratorio de experimentación para las nuevas oportunidades de negocios.

En menos de 10 días, el multimillonario inglés, Richard Branson y el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, viajaron al espacio en las naves de sus propias empresas, Virgin Galactic y Blue Origin, lo que ha puesto los ojos del mundo en una nueva suerte de carrera espacial, que además de explorar nuevas fronteras abre posibilidades comerciales para el espacio, como el turismo fuera de la Tierra; para Dansberry el hub en el que hoy se están probando y creando las nuevas tecnologías que veremos en 10 años es la ISS.

“Es un gran momento para estar involucrados en cosas del espacio. y una de las cosas realmente interesantes es el rol que ha tomado la ISS en esto porque la hemos convertido en una incubadora de negocios en el espacio”,

describe Dansberry en entrevista con Unocero, desde el Centro Espacial Johnson en Houston, Texas.

Actualmente, algunos de los proyectos más innovadores que se llevan a cabo en la ISS se hacen en combinación con tecnológicas como IBM, HPE y Space X, pues esta última de Elon Musk, se ha convertido en proveedor de la Estación en años recientes; sin embargo, lo que hacen con IBM para el desarrollo de Edge Computing, es uno de los experimentos más ambiciosos, que lleva el procesamiento de cómputo directo al espacio.

Si quieres entender más a fondo el Edge Computing puedes ver este Abro Hilo sobre el tema:

Usando contenedores de datos y una red cerrada, con servidores directamente en la estación, el Edge Computing, permite a los astronautas analizar datos como secuencias de ADN directamente en órbita y con esto pueden analizar como el “microcosmos” que se ha creado en la ISS o el ambiente actual puede afectar la salud de los tripulantes; se puede experimentar con reciclaje de agua, la posibilidad de crecer plantas en el espacio, entre otros proyectos.

“Lo que hacemos con el Edge Computing es lograr hacer el procesamiento de cómputo directamente en el lugar para sacar el mejor provecho de los datos en el menor tiempo posible. Hace 3 semanas hicimos el procesamiento con unos datos de prueba y todo tomó entre 6 y 8 horas, comparado con las semanas que tomaba antes”, explicó Naeem Altalf, científico y director de tecnología para proyectos espaciales de IBM.

Dansberry detalla que, en el caso de la aplicación de Edge Computing en los astronautas, les permite evaluar el impacto que tiene el ambiente espacial en la pérdida de hueso humano o pérdida de visión, y esto en suma, puede ayudar a eliminar obstáculos e incertidumbre para siguientes misiones espaciales hacia la Luna con el proyecto Artemis e incluso a Marte, las cuales están planeadas para 2024.

Altaf tiene una visión un tanto más futurista de lo que tecnologías como Edge Computing y posteriormente el cómputo cuántico podrán llevar a la ISS.

“Se está trabajando en crear un lunar gateway y lo que se busca es instalar data centers en la Luna y después tener los rovers y como yo lo veo es construir una pequeña ciudad inteligente; todo tiene que ser 100% autónomo y desde nuestra perspectiva esto es el borde del Edge Computing y será muy interesante ver cómo se desarrolla. Esto es un proyecto muy ambicioso y yo creo que para 2024 tal vez no esté todo terminado, será en secuencias”, dijo el científico de IBM.

Si bien todo parece funcionar y acelerar la idea de que el espacio sea la nueva frontera, ambos científicos advierten que los grandes retos que se deben sortear están en lograr que la red de comunicación para el procesamiento de datos sea suficientemente estable, la basura espacial, además de estar blindados en temas de ciberseguridad, y a la par, lograr la cooperación internacional suficiente para que los esfuerzos funcionen.

“La ciencia puede tender puentes. En mi experiencia estos proyectos tienden a unir la cooperación entre países. Ciertamente cuando era más joven no había buena relación entre EU y lo que era la Unión Soviética, pero lo que se ha hecho ahora con la ISS es increíble aunque tengamos diferencias en otras áreas”, dijo Dansberry.

Nuevos servicios del espacio a la Tierra

Una de las oportunidades que Dansberry ve con más potencial es la exploración comercial de la órbita baja del espacio para la creación de servicios para la Tierra, a manos de startups y empresas privadas y no solo a entes de gobierno.

“Se habla mucho de lo que se hará para elevar la cobertura de internet con Space X y Starlink para áreas remotas peor también hay otras startups como Planet Lab y hoy tiene una red de 200 pequeños satélites y toman fotos en la órbita baja de la Tierra y hay mucho mercado para esto en proyectos de agricultura o para la recuperación de desastres”, dijo.

“Todo se está acelerando y creo que la próxima década será muy interesante”, concluyó el especialista de la NASA.