Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Cuando niño, en vacaciones, era un suplicio terminar de comer y tener que esperar a “hacer la digestión” para poderse meter a la alberca. Y las horas pasaban lentamente antes de tener el permiso de nuestros padres para echarnos un chapuzón. Sin embargo, parece que todo esto es simplemente un mito.

¿Dónde estaba tu casa o tu ciudad en la Pangea hace millones de años? Esta página te lo dice

La realidad es que, de acuerdo con los expertos de medicina del correspondiente departamento de Baylor College, el meterse a nadar poco después de haber comido no es una buena idea, pero no es algo que sea para preocuparnos si lo hacemos. Nadar, o realizar actividades físicas vigorosas poco después de consumir alimentos puede generar una pequeña chance de que nos duela el estómago un poco, pero nada más.

Esto es, uno puede sentirse incómodo por nadar con el estómago lleno, pero no es una amenaza a la vida, indica Isabel Valdez, doctora del Colegio Baylor de medicina. Ella explica que el nadar es un gran ejercicio y que es mejor hacerlo cuando -efectivamente- se ha hecho la digestión.

Para abreviar: lo peor que le puede pasar a alguien que se meta a nadar recién después de haber comido, es un poco de dolor abdominal pues no ha hecho la digestión completa. En la medida que la persona tolere esta incomodidad, puede seguir nadando. Aún así, se advierte que nadar después de haber consumido alcohol no es una gran idea, porque estando alcoholizado, uno puede deshidratarse activamente, así como sufrir una insolación de los rayos solares.

Por otra parte, Valdez también habló de otros mitos del verano, como el usar la sal de mar como una cura milagrosa para los cortes en la piel. “Esto es un mito porque la sal de mar de la playa puede contener gérmenes o bacterias que pueden infectar una herida abierta”, indica, añadiendo que debe esperarse para que la herida sane y selle completamente antes de sumergirla en agua de sal fresca.

Por otra parte, dijo que para el verano, aunque se vea con muchas nubes el cielo, hay que ponerse protector solar. La piel sigue estando expuesta a los rayos ultravioletas, por lo que recomienda cualquier producto con un índice mayor a 30. La crema anti-solar debe ser re-aplicada a través del día, particularmente cuando uno está sudando o nadando mucho.

Igualmente, indica la doctora, si se siente deshidratado, lo mejor es beber agua pura, asunto recomendable cuando se está en la playa o tomando el Sol.

Comentarios