Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Al parecer Tesla ha comenzado febrero de una manera bastante activa, donde al crecer como empresa siempre se enfrenta a nuevos retos y desafíos.

Comenzamos por el cambio de nombre, ya que a partir de “ya” Tesla deja de lado el “Motors” para quedarse únicamente como Tesla Inc. Esto se debe a que la compañía se encuentra en constante crecimiento, además de que diversificará sus negocios, como por ejemplo en la venta de baterías, celdas solares y todo lo necesario para la alimentación a través de energía solar, esto gracias a la adquisición de SolarCity el año pasado.

¿Qué pasará con los coches? Nada, ahora solo son una división más y todavía muy importante para la compañía de Musk, aunque es claro que poco a poco pasará a segundo plano —lo cual es muy bueno— ya que el verdadero negocio de Musk es la gran capacidad, potencial y ahora experiencia de infraestructura y tecnologías que puede ofrecer para la industria de los automóviles eléctricos y autónomos.

Esto es un gran paso para Tesla, el cual además de ser muy acertado promete un futuro mucho más aterrizado y estable para la empresa tecnológica californiana que seguramente dará mucho de que hablar en los años posteriores.

Por otra parte, el trabajo de Musk en conjunto con Trump, al formar parte del consejo empresarial de Trump le ha ocasionado algunos problemas en cuanto a la imagen de su empresa, ya que algunos usuarios —casi clientes de la marca—, cancelaron su reservación del próximo modelo de la marca el Tesla Model 3, debido a que el ejecutivo se encuentre trabajando con Donald Trump.

Aunque no se sabe cuantas personas han cancelado su orden, la pérdida que representan estas cancelaciones podría ser importante si son bastantes, ya que debemos de recordar que para apartar un Model 3 se debía desembolsar la cantidad de 1,000 dólares.

Y a pesar de que Elon Musk publicó en su Twitter que no se encuentra totalmente de acuerdo con las acciones de Trump y ha invitado a los usuarios a compartirles sus ideas y propuestas, las respuestas negativas de muchos de sus seguidores no se han hecho esperar.

Finalmente, El Model S ha sufrido un pequeño descalabro en cuestiones de seguridad, ya que durante las pruebas realizadas del modelo 2016 del Model S, la Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) encargada de realizar todas las pruebas de seguridad para comprobar que los coches efectivamente cumplan con los estándares mínimos aceptables de seguridad, no calificó tan bien al sedan de lujo eléctrico.

Esto se debió a que a pesar de obtener calificaciones excelentes en la resistencia de impactos laterales, no le va tan bien en los frontales ya que a pesar de marcar un correcto despliegue de las bolsas de aire, el cinturón de seguridad todavía permite que la cabeza del usuario golpee muy fuerte el volante además de que el nivel de comprensión del vehículo al momento del impacto podría llegar a las piernas.

Tesla se “roba” a dos empleados clave de Apple

Por otro lado, aunque casi todos los modelos del Model S, salen bien calificados en la prueba de resistencia de presión del toldo, la versión P100D tiene una resistencia ligeramente menor debido a que cuenta con una batería más grande lo que incrementa el peso del automóvil.

Sin embargo, hay que aclarar que a pesar de estos pequeños detalles, el Model S califico como aceptable dentro de las pruebas y que en este momento Tesla ya se encuentra resolviendo estos inconvenientes para obtener una mejor calificación.

Sin duda, una semana ajetreada y llena de noticias sobre el gigante de los automóviles y ahora de más tecnologías eléctricas como lo es Tesla.

Fuente: IIHS electrek

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios