Tras obtener el interés por parte del gobierno de Los Ángeles, Elon Musk no ha dudado en dedicarle más tiempo a lo que al principio denomino su proyecto pasatiempo y que ahora se llama The Boring Company, empresa que busca cambiar la manera en que se desplazan los millones de automóviles de la zona conurbada de la ciudad norteamericana hacia el centro de la misma y viceversa, buscando disminuir en gran medida el tráfico de una manera viable y segura.

Para lograr esto, Musk se encuentra desarrollando una red de túneles conectados a una inteligencia artificial que tendrá el control del tráfico, ya que los automóviles que entren a los túneles no irán en movimiento por sí solos, sino que serán transportados a través de plataformas que podrán alcanzar velocidades de hasta 200 km/h, reduciendo así los tiempos de desplazamiento radicalmente y evitando accidentes al prescindir del factor humano.

Pasaron las semanas, y ahora además de mostrarnos la primera parte de uno de los túneles siendo recorrido a toda velocidad en una de estas plataformas, el CEO de Space X, nos muestra como ha quedado el primer prototipo del elevador de su sistema que conectará la superficie con esta red subterránea de alta velocidad.

Just installed steel skeleton of car/pod elevator. Should be operating next week.

Una publicación compartida de Elon Musk (@elonmusk) el

Testing The Boring Company car elevator

Una publicación compartida de Elon Musk (@elonmusk) el

Sin duda, es un proyecto que aunque al principio no tenía tanta atención por parte de su creador, la facilidad de construcción gracias a su tuneladora especial y la enorme disposición por parte del gobierno para evaluar si se puede implementar en poco tiempo, han hecho que Musk se encuentre más interesado en él, aunque claro todavía falta tiempo para verlo funcionando en un entorno real.

Como cualquier proceso burocrático en cuanto a la construcción, se deben de evaluar con gran detalle todos los riesgos de construir algo tan complejo como una red de túneles debajo de una ciudad, además de ultimar detalles como la velocidad de distribución, capacidad de los túneles, el costo para el usuario final y finalmente si todos estos elementos continúan siendo viables para la elaboración de una infraestructura tan compleja.

Pero bueno, sabemos que Musk no descansa y si no escuchamos noticias sobre sus túneles seguramente lo haremos de alguna de sus otras compañías.

Enlaces Patrocinados
Comentarios