Hay quien afirma categóricamente que la televisión como la conocemos va a desaparecer. Se menciona que cadenas como Televisa están perdiendo audiencia y anunciantes. Por ello en los últimos años hemos empezado a ver una reestructuración de la empresa de Azcárraga Jean, pues supuestamente sus finanzas cada vez están peor.

Y aunque dudo que Televisa vaya a cerrar es claro que sí, efectivamente la audiencia de la televisión tradicional va a la baja gracias al acceso que se tiene de contenidos audiovisuales en Internet. Antes de que YouTube apareciera, la televisión era la reina y entre televisoras había pugnas.

Por ejemplo, Televisa había hecho contratos de exclusividad a algunos de sus actores de toda la vida para que no se fueran a la competencia que suponía TV Azteca. Y estos artistas ganaban buenas cantidades de dinero aunque no trabajaran. El asunto era no darle facilidades al mayor competidor de la cadena de Azcárraga Jean.

Pero llegó YouTube y poco a poco, asunto que llevó algunos años, empezó a hacerse de su propio público que en general era de jóvenes. Pero entonces la audiencia juvenil dejó de ver televisión y apuntó sus intereses a contenidos como los que ahora son populares en YouTube. Werevertumorro, Yosstop, Alex Strecci, entre otros, de pronto comenzaron a hacerse populares y las visitas a sus videos, que en general tenían una producción pobre, empezaron a crecer.

Los Youtubers mejor pagados de 2016

YouTube da por ejemplo, en México, a un YouTuber, unos 5 pesos por cada mil visitas a sus videos (darle “manita arriba” no monetiza nada). De pronto surgieron entonces personajes como HolaSoyGermán, que hace monólogos que supongo le son graciosos a un nicho de población, empezaron a tener millones de visitas por semana y de pronto, estos personajes ya podían vivir de grabar contenidos que la gente veía con agrado.

Me parece que Werevertumorro es uno de los YouTubers mexicanos que gana más dinero y que tiene más suscriptores. Y gracias a esa fama ha viajado y vive de hecho de hacer videos -dos o tres- cada semana. No parece que la cantidad de personas que ven sus contenidos baje y supongo que eso garantiza que estará “al aire” (léase “en YouTube”) por mucho tiempo.

Curiosamente, los medios tradicionales como la televisión, se ha fijado en estos YouTubers y de repente podemos saber que salen en programas como “La Isla”, o bien en “Parodiando”. Parece que la televisión ha hallado un nuevo semillero de “estrellas” para sus programas.

Pero regresando a Televisa, en los últimos meses Azcárraga decidió terminar la relación laboral con algunos de sus connotadas “estrellas”: Brozo, Adela Micha y Joaquín López Dóriga. Estos personajes, unos años antes, probablemente hubiesen migrado a TV Azteca pero ahora no. Es probable que la cadena competidora de Televisa ni siquiera se interese por ellos. Por lo tanto, los personajes en cuestión, que ganaban mucho dinero, han tenido que pensar hacia dónde hacerse y hallaron Internet y YouTube.

Y no parece sorprendente ver que Brozo ya ha anunciado que saldrá en un canal de YouTube “¿Tienen gadgets? Ahí nos vemos”, dice ahora el payasito de la política mexicana. Adela Micha ha creado su propio canal en Facebook, “Saga”, y apuesta a transmisiones en vivo vía la red social. Parece un poco desesperada al respecto pues que contrató a la adolescente “La Mars” Aguirre, sí, la niña que decidió dejar la preparatoria y que logró que su video fuese viral, para ver si le funciona y genera un auditorio más o menos constante.

De Joaquín López Dóriga podemos decir que ha hecho un sitio web y sale aún en la TV en su programa de radio que se transmite en un canal de paga, pero me parece que se acabó el enorme auditorio con el que antes contaba.

Carmen Aristegui, después de su último problema laboral -con MVS- finalmente puso su propio sitio de noticias y transmite vía Internet. Debido a que mucha gente sigue los pasos de la periodista es probable que le esté funcionando este esquema pero desde luego, la mujer ha tenido que invertir en esto para salir al aire con una producción al menos decorosa.

Lo que están dispuestos a hacer los Youtubers por conseguir más visualizaciones en sus videos

Así pues, es interesante ver la tendencia que se está dando. ¿Cuántos sobrevivirán? Porque mucha gente cree que generar contenidos es muy sencillo pero quien piense así no sabe muy bien de lo que habla. El público rápidamente detecta repeticiones o poco ingenio y cuando eso pasa, entonces empieza a dejar de ver esos canales. Es común ver que un YouTuber nos hacía gracia quizás en un principio y pocos meses después nos parece un tonto que dice idioteces frente a una cámara.

El punto fino aquí es ver si la fama de la televisión tradicional le alcanza a todos estos trabajadores de Televisa a reposicionarse en los nuevos medios de la tecnología. Yo tengo mis más severas dudas que esto vaya a ocurrir pero dejemos tiempo al tiempo y veremos.