El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, anda en racha de amenazas y como prueba de ello, supimos del caso de Ford, quienes estratégicamente decidieron cancelar la construcción de una nueva planta en nuestro país, para evitar problemas en el suyo y al parecer esto le agradó al republicano quien ahora intentó intimidar a Toyota.

A través de su cuenta personal —como ya se esta volviendo costumbre— Donald Trump publicó otro mensaje de amenaza dirigido a Toyota que dice:

“Toyota Motors dice que construirá una nueva planta den Baja California, México, para producir los autos Corolla para Estados Unidos. ¡DE NINGUNA MANERA! Construyan una planta en Estados Unidos o pagarán un gran impuesto fronterizo.”

Aunque su amenaza suene bastante “radical”, también denota la falta de conocimiento de esta persona sobre el tema, ya que dicha planta ya existe y se encuentra en operación desde el 2002, donde se producen las camionetas Tundra y Tacoma.

Lo que el republicano supuestamente quería referirse era a la planta que Toyota ya esta construyendo en Guanajuato desde el 2015 y que efectivamente albergará la producción del Corolla, la que por cierto se desconoce que llegue a afectar la producción del sedan que se realiza actualmente en Misisipi.

Toyota da cátedra a Trump

Por su parte el gigante japonés, publicó un breve y muy conciso comunicado mencionando que la marca ha constituido una parte importante en la cultura de los Estados Unidos por casi 60 años, donde el desarrollo y producción en ese país no se frenará ni se disminuirá por construir una planta en México.

Dejando en claro que en los últimos 30 años, Toyota ha producido más de 25 millones de vehículos en el país Norteamericano y que en los últimos 20 años cada 2 de 3 dólares invertidos en América del Norte han sido destinados en instalaciones de Estados Unidos.

Finalizando que en los últimos años Toyota ha realizado diversas inversiones en el país que ascienden a los 700 millones de dólares distribuidos en las distintas plantas, lo que ha generado un aproximado de más de 1,100 puestos de trabajo a norteamericanos.