wp-dead00

Microsoft siempre ha tenido fama de mantener por mucho tiempo proyectos que a la larga tiene que abandonar por poco rentables. Un ejemplo fue Zune, que pretendía competir contra el iPod. No sé cuántos años mantuvieron a Zune con vida, haciendo todo tipo de cambios, poniendo música por suscripción, cambiando el modelo de negocios etcétera, en fin, asunto que nunca prosperó y finalmente la empresa de las ventanas terminaría por aceptar el fracaso y abandonar a Zune. Sin embargo, ahora con Satya Nadella como CEO de la compañía, parece que el enfoque es mucho más pragmático y lo que no parece funcionar, Microsoft está dispuesto a aceptarlo y dar un giro de timón.

Por ejemplo, Windows Phone empezó como una alternativa a Android y a iOS, hace unos 5 años. Windows Phone 7 (WP7) se convirtió entonces en el tercer competidor, lejos de sus oponentes, pero que empezaba a dar batalla. Sin embargo, la realidad es que los fabricantes de teléfonos inteligentes no han prestado atención a esta opción en el mercado y por ende, posicionarse resulta mucho más difícil. Así, Microsoft vendió en el último cuarto unos 4.5 millones de teléfonos Lumia, pero el año pasado (en el mismo cuarto) había vendido 10.5 millones de unidades. Esto sgnifica una caída de un 57%

Microsoft y Nokia han vendido un total de 110 millones de teléfonos con Windows Phone pero iOS y Android, entre los dos, han vendido 4.5 mil millones de teléfonos en el mismo período de tiempo. IDC ha reportado que los 400 millones de teléfonos que se vendieron en el último cuarto, solamente el 1.1% fueron los Lumia con WP. Para colmo, Microsoft no tiene un teléfono emblemático y los Lumia 950 y Lumina 950 XL fueron decepcionantes pues usan un Windows 10 mobile sin terminar aún.

Con las ventas de Lumia a la baja y el plan de Microsoft de no producir una gran cantidad de teléfonos, es claro el resultado: Windows Phone está muriendo y no hay poder humano que pueda detener esto. Los rumores sugieren, no obstante, que Microsoft tiene una carta bajo la manga y que está desarrollando el Surface Phone. Pero más allá de estos rumores, habrá que ver si este dispositivo llega al mercado. Para colmo, al decline de WP hay que añadirle que la situación de las apps de su tienda cada vez es peor, un círculo vicioso del cual no es fácil salir: Como hay poco mercado hay pocas apps y como hay pocas apps, hay poco mercado. Vamos, que Microsoft no pudo convencer a los desarrolladores a trabajar en su plataforma de telefonía móvil y el resultado parece evidente.

Referencias:

The Verge