Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

RESEÑA: ‘Days Gone’

Days Gone pintaba para ser una ambiciosa entrega que refrescaría el género sandbox: ¿lo logró?

A pesar de que el género zombie ha sido explotado en los videojuegos hasta el cansancio, siempre que una propuesta nueva se anuncia, causa mucha expectativa, sobre todo en el caso de Days Gone, que contaba con un estudio longevo como lo es Bend Studio (Syphon filter) y la exclusividad de consola por parte de PlayStation que, en la mayoría de los casos es sinónimo de calidad; Days Gone pintaba para ser una ambiciosa entrega que refrescaría el género sandbox, tristemente se quedo a la mitad de camino.

Days Gone se desarrolla en Oregon, en una zona alejada de los rascacielos y toda metrópoli, el juego te sitúa entre bosques, lagos y pequeños cimientos que son testigos de los últimos rasgos de civilización. La humanidad ha sido casi exterminada y los pocos sobrevivientes tratan de continuar su vida en pequeñas comunidades en los pueblos y zonas libres de los infectados. Tu tomaras el papel de Deacon Saint John, un motociclista que vive atormentado por los demonios de la perdida de su chica en los primeros días de la infección.

Como ya mencionamos, el título pertenece al género de sandbox, o mundo abierto, donde eres libre de explorar cualquier parte del inmenso mapa sin restricciones. Es por ello por lo que los desarrolladores pusieron tanto énfasis en tu mayor aliado en este mundo en decadencia, la motocicleta. A diferencia de otros juegos de mundo abierto, donde podrías tomar cualquier vehículo que te encontrarás, ya fueran, camionetas, bicicletas, e incluso caballos, en Days Gone solo puedes usar la motocicleta que se te otorga al inicio del juego.

Esto no se debe a apatía por parte de los desarrolladores, si no que tu motocicleta es una extensión del personaje principal. Puedes mejorarla con nuevo motor, tanque de gasolina más grande , llantas más resistentes, incluso personalizarla con colores y stickers, pero al igual que el protagonista, la motocicleta también sufre daño, por choques, o por arrollar animales y enemigos, por lo que tendrás que repararla con chatarra de encontrarás en el mundo, así como mantenerla con gasolina constantemente.

RESEÑA: Final Fantasy VII para Switch

Aunque podría parecer como un reto que le suma mucha dificultad al juego, es en cambio un gran incentivo para estar al tanto de tu vehículo y siempre estar pendiente de sus niveles de daño y combustible. Y no te preocupes, el mundo de Days Gone tiene cantidades ilimitadas de recursos esparcidos por todo su mapa.

Tu motocicleta no es todo lo que puede ser mejorado, Deacon también puede subir de nivel al conseguir experiencia completando misiones o acabando con enemigos. Days Gone cuenta con un árbol de habilidades, que se dividen en, combate, armas de fuego y supervivencia.

Cada que subas de nivel, se te otorgará un punto que puedes gastar en cualquiera de las categorías, ya sea que quieras hacer más daño en combate cuerpo a cuerpo, recuperar stamina de manera más rápida o que tus headshots te recuperen algo de salud, el juego no restringe las selecciones, pero si te pide gastar cierto número de puntos antes de desbloquear las mejores habilidades. También encontrarás zonas donde hay mejoras de salud, stamina o focus, solo que estas no te son otorgadas automáticamente, tienes que encontrarlas ya que están en zonas específicas del mapa que solo te aparecen una vez que las encuentras, y el proceso para obtenerlas no es tan sencillo.

Uno de los puntos más fuertes de Days Gone es el combate. Cada golpe, agarre y ejecución se siente brutal y muy violento. El título te da la posibilidad de atacar a tu gusto, ya sea a distancia, con armas de fuego, o la más divertida y sangrienta que es el combate cuerpo a cuerpo. Comienzas solo con un cuchillo irrompible que no hace mucho daño, pero al ir avanzando te encontraras con bates de béisbol, palos de madera, machetes, etcétera.

Además, podrás crear combinaciones de armas como un palo con clavos o un bate con navajas, estas creaciones deben ser desbloqueadas limpiando zonas de enemigos y encontrando los planos para crear dichos objetos. Elige bien tus armas porque Deacon sólo puede cargar con cierto número de equipos, así que siempre planea bien tus batallas, porque no todas las armas son irrompibles, y tus municiones no son infinitas.

Al ser un juego de mundo abierto, era obvio que además tu misión principal, y que lleva la historia del juego, te encontrarías con decenas de misiones secundarias esparcidas por todo el mapa, y que son el hilo que lleva a explorar y descubrir nuevas áreas. Lamentablemente, es aquí donde el juego más demuestra sus carencias, pues todas las misiones son muy similares entre sí y tienen el mismo esqueleto: ve al punto A, elimina a todos los enemigos, encuentra el objeto necesario, ve a punto B. Fin.

RESEÑA: Nier: Automata

Esto no sería un problema si hubiera variedad en los objetivos o la forma en que se realizan, pero no, las misiones se vuelven repetitivas y aburridas y dejan de ser un reto después de cierto tiempo, ya que encontraras mejores armas las cuales harán la limpieza mucho mas sencilla. Claro que aún hay un porcentaje de misiones que se distingue de las demás, pero no es suficiente para aliviar el tedio de tener que hacer lo mismo una y otra vez.

Las misiones te son asignadas por personajes dentro de los distintos campamentos en 3 puntos del mapa. Cada uno cuenta con un líder con el que puedes incrementar tu confianza y mientras más nivel tengas más cosas puedes desbloquear, como partes para la motocicleta, armas nuevas y más misiones. Necesitarás cumplir muchas, muchas, muchas misiones para incrementar tu nivel, y al ser todas muy similares, se torna aburrido en algún momento, y la historia no ayuda a sentir empatía por los personajes. Al transportarte por el mundo, te encontraras con pequeños retos aleatorios que le añaden un extra al juego, pero no es suficiente.

Otro punto débil de Days Gone es lo poco interesante de su historia. Los clichés en el género zombie son parte del atractivo ya sea en película, libro u otros juegos, pero aquí buscaron el camino fácil y no proponen nada nuevo, incluso por momentos parece ser más una telenovela que un videojuego.

Los desarrolladores presumieron mucho sobre la duración del juego, de alrededor de 30 horas, pero esto se debe a que muchos cinemas y momentos son lentos y aburridos y no aportan nada a la historia. Por ejemplo, hay una misión que te pide regresar a uno de los campamentos  para discutir algo con tu contacto, al llegar se presenta un cinema de alrededor de 8 minutos donde los protagonistas sólo discuten, al terminar la misión continúa, pero ahora tienes control de tu personaje ¿el objetivo?: caminar junto al NPC durante 10 minutos sin poder hacer nada. Esto desanima a cualquier jugador, sobre todo porque Deacon es un gran personaje, pero el guion y la trama quedan mucho a desear.

En términos de gameplay, el juego se mantiene en territorio conocido, como se mencionó, puedes tener combate a distancia o cuerpo a cuerpo. Cada uno tiene su pros y contras, sobre todo dependiendo de la clase de enemigos a los que te encuentras. El mundo está infestado por dos clases, los humanos que se han postrado en armas tratando de matar y saquear a diestra y siniestra, y los freakers que son los infectados, estos son la base del juego y lo que lo hace interesante.

Los freakers tratan siempre de golpearte y derribarte y en grupos grandes pueden ser letales, es por eso que siempre debes de tener el mayor cuidado y enfrentarlos si puedes de forma sigilosa con un certero golpe, aunque también tendrás que enfrentarte a grupos grandes por lo que tendrás que hacer uso de tus armas de fuego, molotovs, granadas y trampas.

Te encontrarás con distintas clases de freakers, cada uno con sus propias habilidades, por lo que necesitas conocer tu estrategia al adentrarte a su territorio. Aunque el juego ha hecho mucha promoción al número de zombies que puedes encontrar y a la llamada “horda”, que consiste en oleadas de zombies que caminan juntos por el mapa, son raras las ocasiones en que te encuentras a grupos de más de 10, y cuando sucede siempre puedes escapar, o si tienes las armas necesarias acabar con ellos de manera rápida.

Otro problema que arruina la experiencia de juego es el framerate. Jugamos en un PlayStation normal, no uno pro, y en varias ocasiones el número de cuadros por segundo caía de manera abrupta, esto es imperdonable en un juego que se jacta por el número de objetos en pantalla al mismo tiempo. Incluso en momentos “tranquilos” el juego sufre mucho, y cuando hay momentos de acción muchas veces, el framerate es peor enemigo que los freakers. En varias ocasiones nos topamos con enemigos que atraviesan el suelo, congelados o simplemente girando en círculos, además de problemas con el audio que a veces se desfasaba durante los cinemas.

En términos visuales, el juego está muy pulido, se nota que pusieron especial atención a las animaciones. Cada golpe, cada derrape y salto es disfrutable, y puedes literalmente perderte en los inmensos bosques y solo recorrer el mundo de Days Gone, mientras disfrutas la banda Sonora que, por momentos, intenta igualar algunas de las melodías de The Last of Us.

Days Gone termina siendo un juego que no se arriesga y probablemente quede en el limbo de títulos poco entrañables. Aún así, tiene sus puntos altos, el combate, la motocicleta y los freakers hacen muy divertido al titulo, pero lamentablemente los fallos técnicos, mala historia y poca originalidad terminan por convertirlo en uno más del montón.

Calificación: 7/10
Days Gone
PS4
Desarrollador: Bend Studio
Publisher: Sony Interactive Entertainment
Año: 2019

Comentarios