Desde 2016, OnlyFans permite a sus usuarias y usuarios ofrecer contenido exclusivo a cambio de una suscripción. Si bien existen otros sitios con una mecánica similar, este se distinguió desde el inicio porque el contenido compartido aquí es, en su mayoría, para adultos.

Sin embargo, recientemente se supo que este sitio busca inversionistas para cambiar el giro a uno más amigable para todas las edades, lo que probablemente impactará en la forma en que se comercializa el contenido en OnlyFans. Y, sobre todo, en quienes ahora tienen en esta red una fuente de ingresos, que en algunos casos ronda los 18 dólares por suscriptor al mes. 

¿Cómo es crear y consumir contenido compartido en OnlyFans? Y, sobre todo, ¿cómo cambiaría la experiencia de sus usuarios con un cambio de giro en esta plataforma? Platicamos con algunas personas que lo usan con regularidad para conocer sus experiencias.

Creadores de contenido

VampireBabe, una joven licenciada en Ciencias de la Comunicación, empezó a usar la plataforma hace un año. La pandemia de Covid-19 cambió sus horarios y situación económica, por lo que decidió comenzar a usar OnlyFans para obtener ingresos extra. Ella cuenta que se decidió por esta plataforma por su accesibilidad: “Intenté en tres páginas pero al final Onlyfans fue la que más me agradó, por su popularidad y facilidad de uso”.

Su especialidad en Marketing Digital le dio una ventaja para hacer circular su contenido: “Debido a que tengo una base de seguidores un poco grande en mis redes sociales, crear contenido en Onlyfans se ha convertido en mi principal ingreso económico, lo que me ayuda  mucho para dar apoyo monetario a mi familia y poder financiar proyectos personales y  profesionales”.

El material que VampireBabe vende en OnlyFans, cuenta, no es explícito. “Es más soft porn, así que juego mucho con lo erótico al hacer mis fotos y videos; ya sea con los ángulos, luces, vestuario, accesorios, escenografía, edición… Todo esto para crear una narrativa especial y única en cada set que subo”.

onlyfans-que-es
(Foto: OnlyFans)

Vender contenido en OnlyFans, explica, no es tan fácil como tomar un par de fotos y comenzar a comercializarlas. También hay retos que tienen que ver con el riesgo de que otras personas hagan mal uso de su contenido: “La mayoría de mis suscriptores son respetuosos y no me han generado ningún conflicto, pero me he enfrentado al robo de contenido y a personas que revenden mi material. Esto, lamentablemente, pasa más con usuarios latinoamericanos, mientras que con otros de otras nacionalidades esas actitudes no son tan frecuentes”.

Otra desventaja no está en la plataforma ni en la naturaleza del trabajo, pero sí en los prejuicios que aún existen: “Igual me he topado con aquellas personas que critican y ofenden por realizar este tipo de material”, lamenta. “Muchas veces en redes sociales me encuentro con comentarios misóginos tratando de reducir el valor de este trabajo”. Y aunque hay quienes consideran que no es un trabajo “real”, detrás de este hay toda una labor de producción a tomar en cuenta.

“Si bien sé que es un tabú y hay muchos estigmas sociales alrededor, crear un perfil de Onlyfans (o vender material NSFW) y mantener un nivel de calidad en el contenido, manteniendo a tus suscriptores y por lo tanto el nivel de ganancia mensual, no es tan fácil cómo parece. Se tiene que invertir en crear una comunidad de seguidores, en material para los sets, ropa, tiempo, herramientas (cámara, celular, laptop, luces). Incluso he llegado a rentar Airbnb, servicios de maquillaje, fotógrafo, publicidad”, agrega la creadora de contenido. 

¿Y los suscriptores?

Manuel, de la Ciudad de México, cuenta que nunca había entrado a un sitio como OnlyFans. Más que ingresar para consumir contenido adulto, lo que lo llevó a usar la plataforma fue una persona específica, quien fuera su compañera de la universidad: “Yo la tenía en Instagram desde hace mucho tiempo. No estaba buscando ese tipo de contenido hasta que un día apareció en una de sus fotos de sesión, ya más subida de tono, censurada. Decía ‘Esto lo puedes ver en mi OnlyFans’. Así empezó todo”.

Las preocupaciones de una creadora de contenido como VampireBabe implican el mal uso de sus imágenes y los ataques misóginos que puede recibir por realizar ese trabajo. Para un consumidor del contenido, sin embargo, las preocupaciones iniciales tienen más que ver con el mal uso de su tarjeta bancaria o las posibilidades de caer en una estafa.

Antes de entrar y pagar una suscripción, Manuel hizo una investigación sobre la plataforma, con búsquedas en Google como “Is OnlyFans safe?” (“¿Es seguro OnlyFans?”), «Is my credit card safe with OnlyFans?» (“¿Está segura mi tarjeta de crédito con OnlyFans?”) y “OnlyFans scam” (“Estafa de OnlyFans”).  

¿Adiós, OnlyFans para adultos? Lo que sabemos del cambio de estrategia

Sin embargo,lo que lo terminó de convencer fue el precio del material de la persona: “Tiene como cuarenta fotos y pide alrededor de nueve dólares, que son como 180 pesos. Lo medité y dije ‘bueno, a ver qué pasa’. Me hicieron el cargo, luego, luego se desbloquearon las imágenes. Sí eran imágenes, o sea, realmente desnudos. Me sorprendió porque también… puede que sean fotos que tengan tanta producción que no se parezca a la persona que conocí en la universidad”, relata el usuario. 

“Yo no lo veo desde una perspectiva de ‘Ah esta chava estudió una carrera universitaria y, como fracasó, ahora debe tener contenido en OnlyFans’. Para nada. Siento que las situaciones que ella vivió para abrirlo, solo ella las conoce. Si tuviéramos una relación más cercana, probablemente me atrevería a preguntarle. A veces en Instagram uno tiene agregado a algún conocido, alguien del trabajo, y no sube las fotos que quisiera porque piensa ‘Chin, tengo a la gente del trabajo, a la gente de tal lado’, pues no sé cómo convive con eso. Eso yo se lo preguntaría”, dice. 

Y aunque el proceso de suscripción fue relativamente sencillo, Manuel cree que no volvería a pagar por este tipo de material. “Desde el primer momento desactivé el cobro mensual. Vi todo. En ningún momento dije ‘ah, estas fotos las quiero descargar o tomar captura de pantalla’ o ‘se las quiero enseñar a alguien’. No pasó por mi mente. Después me apareció el cuadrito de que mi suscripción iba a caducar, no quise renovar. Satisfice mi curiosidad y ya”.

OnlyFans… ¿para todas las edades?

De acuerdo con un reporte de Bloomberg de junio de este año, OnlyFans ya estaría en pláticas para conseguir inversionistas y convertirse en una plataforma más mainstream. La intención del sitio es “reducir su reputación pornográfica” y enfocarse más en celebridades y atletas para que estos puedan acercarse más a los fans.

Entonces, ¿cómo afectaría esto a creadores de contenido como VampireBabe? ¿Perderían esa fuente de ingresos?

OnlyFans pertenece a Fenix International Limited y, de acuerdo con los datos públicos en su página oficial, tiene 200 personas empleadas en sus oficinas de Kean Street en Londres y alrededor de 100,000,000 usuarios registrados. Este paga más de 3,000 millones de dólares  de forma anual a sus creadores y creadoras de contenido. Sin embargo, aunque tiene presencia en todo el mundo, no cuenta con oficinas en México ni en Latinoamérica, ni tampoco tiene una agencia de relaciones públicas en la región. 

Unocero intentó contactar a alguien de su oficina central en Inglaterra para saber más sobre el posible cambio de estrategia en su plataforma, pero hasta el momento de publicación de esta nota no se obtuvo una respuesta.

A pesar de que existe la posibilidad de que este sitio deje de permitir el contenido adulto, la creadora de contenido no cree que esta situación afecte de forma sustancial a sus fuentes de ingreso, pues estos dependen más de su comunidad. “He escuchado los rumores sobre que OnlyFans quiere cambiar la forma de manejar el contenido en su plataforma. Aunque lo más probable es que no podré seguir utilizando este sitio, no creo que tenga mucha repercusión en lo que hago y gano”.

Como en el caso de Manuel, muchos usuarios pagan una suscripción por ver a una persona específica: alguien que conocieron en la universidad o una creadora de contenido que siguen en redes sociales. Más allá de una plataforma, es ese contenido en particular lo que atrae a los usuarios: “Existen otras plataformas similares”, puntualiza VampireBabe. “Y, conociendo a mi audiencia y comunidad, sé que muchos seguirían apoyando y suscribiéndose sin importar qué página use”.