Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

amiga00

En todos estos años de cómputo he visto fanáticos de todo tipo de marcas. Hace mucho tiempo nos reuníamos en la casa de un amigo apasionado de las máquinas Atari, y jugábamos (e intercambiábamos) cuanto software estaba a nuestra disposición. Era un ambiente relajado, divertido, a pesar de que había usuarios de todas las marcas. Sin duda todas las computadoras tienen pros y contras y desde luego, los usuarios de un equipo en particular, sólo mostraban -y hablaban- de sus maravillosas máquinas.

Los más simpáticos eran en mi opinión, los que tenían una computadora Amiga, que la fabricaba -creíamos- Commodore. He aquí una breve historia de esta máquina que creemos, merecía haber tenido mejor suerte en el mercado, pero por alguna razón, las cosas no salieron bien.

La Amiga original la diseñó una empresa llamada “Amiga Corporation”, durante el final del boom de las primeras consolas de video (que contra lo que hay ahora son francamente rudimentarias). Los desarrolladores la bautizaron como “Lorraine” durante el diseño. Para ello se usó una computadora Sage IV (con procesador Motorola 68000/8Mhz/1 MB), máquina que llamaban “Agony”. Amiga Corp. fundó el desarrollo de Lorraine fabricando los controles de juego, con un apoyo inicial de Atari, pero se requería de más inversión. Originalmente el diseño de la Amiga sirvió para crear consolas de videojuegos, pero después se cambió el propósito de la empresa y se enfocaron a diseñar una computadora personal enfocada a gráficas.  Se le mostró el primer prototipo a Steve Jobs que dijo de éste que tenía “demasiado hardware”. Cabe decir que Jobs estaba en la producción de la Mac, por lo cual no era de esperarse ningún comentario halagador. Sin embargo, no hay una referencia seria de aque este evento haya ocurrido. Así que puede ser una leyenda urbana más.

En 1984 la compañía mostró públicamente un prototipo. Los reporteros vieron una pelota rebotando en la pantalla con sonido estéreo. En abril de ese año, la revista Byte reportó que la Amiga estaba siendo desarrollada en un procesador 68000 de Motorola, con 128KB de RAM y una unidad de discos flexibles. Se decía que se vendería por menos de 1000 dólares. Sin embargo, antes de poder completar la máquina, la empresa tuvo problemas financieros porque los inversionistas estaban siendo más cautos con equipos que no seguían el estándar de la PC de IBM, que estaba haciendo el gran negocio de su vida. Así, en un evento sorpresivo, la empresa fue comprada por Commodore.

La primera Amiga vio la luz en 1985 y simplemente se le llamó “Amiga”. Commodore pensaba venderla como la sucesora lógica de la Commodore 64 y convertirse en la competencia de la Macintosh. Se le renombró como Commodore Amiga 1000. El precio de dicha máquina era de 1295 dólares y la computadora tenía capacidad de desplegar hasta 4096 colores. Producía audio en estéreo de 8 bits y corría muchas aplicaciones concurrentemente. Estas características no tenían precedente en el mercado y le dio un liderazgo significativo en términos técnicos a la Amiga, con respecto a otras máquinas.

amiga01

Sin embargo, fue muy mal comercializada y la Amiga 1000 no tuvo el éxito instantáneo que se hubiese esperado. En agosto de 1986 Commodore estaba vendiendo la Amiga como máquina para negocios, asunto que sorprendía considerando las capacidades de la computadora en cuestión. Byte reportó en enero de 1987 que Commodore había vendido unas 150,000 Amigas (para octubre de 1986). Había no obstante las posibilidades de la máquina, confusión sobre el nicho de mercado a atacar y eso quizás fue parte de la penosa campaña publicitaria de la Amiga, que no convenció a muchos.

Fue claro que algo se estaba haciendo mal. Por ejemplo, la Commodore C64 logró mercado para unas 150,000 copias de juegos que se compraron para esa plataforma, mientras que para la Amiga, la venta total de juegos no pasó de 25,000 piezas. Byte indicó que “la Amiga es una máquina que está avanzada a su tiempo por lo que incluso Commodore no tiene una manera articulada de saber qué tienen en sus manos”. Hoy nos queda claro que la Amiga era una máquina multimedia, quizás la primera en su tipo. Pero ante la oleada de las computadoras para jugar, esto no parecía ser un argumento importante de ventas.

En 1987 Amiga tenía un fuerte competidor, la Atari ST, que tenía el segmento bajo del mercado. Commodore contraatacó creando una máquina más económica, la Amiga 500, además de sacar una para el mercado más alto, la Amiga 2000. La primera costaba 699 dólares, mientras que la segunda tenía un precio de 2395 dólares. (se incluía 1 MB y el monitor en este último caso).

Para 1988 la venta del software para la Amiga se mantenía pobre con respecto al mismo para la IBM PC, Commodore 64 y Apple II. Sin embargo, al bajar el precio a menos de 700 dólares, la Amiga 500 fue un éxito como computadora casera y eventualmente se posicionó mejor que su competidor principal, la Atari ST. Por su parte, la Amiga 2000 tuvo relativo éxito en el nicho del video. Hubo fabricantes que hacían tarjetas específicas para sacar ventaja de sus capacidades en la producción de videos y aunque no era un mercado muy grande, se posicionó, sin duda.

En 1990 Commodore hizo actualizaciones significativas a la Amiga y salió el modelo 3000, con un conjunto de chips mejorados y una nueva versión del sistema operativo (la 2.0), llamado Workbench. Commodore, no obstante sus esfuerzos, no tenía una buena reputación entre consumidores y desarrolladores. Computer Gaming World escribió en 1990 que “muchos usuarios han criticado a Commodore por dejar morir la plataforma (Amiga) desde su introducción cinco años atrás. Commodore parece ser incapaz de igualar las mejoras que se siguen haciendo en la plataforma PC, con menos recursos. Los usuarios sienten además que Workbench 2.0 solamente tiene alguns mejoras tomadas de la comunidad de usuarios”.

cd32

Pero a pesar de estas críticas, muchos usuarios consideraban la Amiga 3000 como el modelo mejor elaborado por Commodore y por ello, se vendieron en ese año un millón de máquinas, igual a un tercio de todas las computadoras Amigas que se habían vendido en los cinco años anteriores. Quizás con este éxito en mente, Commodore sacó una máquina de 895 dólares, CDTV, que pretendia mover la Amiga a la sala de la casa para competir con dispositivos como el Phillips Interactive CD (CD-I). Commodore creía que su sistema era ideal para este nicho, pues podía desplegar imágenes, animaciones, ofrecer software educativo y juegos para la televisión pues suponían que este se convertiría en el siguiente nicho de mercado a atacar. Al final, debido a esto, la Amiga 500 era un equipo con control remoto en lugar de teclado y un lector de CDs en lugar de las unidades de disco flexibles.

Considerando que la Amiga 500 era más barata que la expansión CDTV, muchos usuarios simplemente ignoraron a Commodore. Para colmo, Phillips y Commodore quisieron tentar a los usuarios con la promesa de un módulo capaz de mostrar video desde un CDROM, formato mpeg-1. Esto es una versión de baja resolución de lo que ahora vendrían a ser los DVDs. Esto fue quizás el primer gran fracaso de Commodore y en lugar de dejar de producirlo, decidieron continuar con el CDTV-2, pero a la postre se cambió a un mejor diseño, el de la Amiga CD32.

La Amiga 4000 salió al mercado a principios de 1992 introduciendo a la Amiga 500+, una computadora mejorada y más barata que la Amiga 500.  Desafortunadamente la 500+ tenía un grave defecto: no podía correr juegos populares como SWIV, Treasure Island Dizzy y Lotus Esprit Turbo Challenge. Eso hizo que mucha gente incluso regresara la máquina al vendedor.

Las ventas palidecían y las utilidades cayeron en 28 millones de dólares. Commodore entonces sacó la Amiga 1200 y la Amiga 4000, ambas con un nuevo conjunto de chips, así como una tercera versión del sistema operativo, llamado ahora AmigaOS. Sin embargo, errores previos ya hacían desconfiar de la marca y Commodore iba -definitivamente- a la baja. La última Amiga, la A4000t salió al mercado en 1994 pero no tuvo el éxito esperado. En mayo de 1994 Commodore se declaró en quiebra. Sus pérdidas eran de unos 370 millones de dólares.

¿Qué hizo mal Commodore? ¿Cómo es que la Amiga, que era un portento de características innovadoras, fracasó? ¿Qué piensan que pasó en este caso los lectores binarios de unocero?

Desde la Red…
Comentarios