boxeo00
Un equipo de estudiantes de la Universidad de Cornell han diseñado y construido su propio sistema de entrenamiento de boxeo. El producto de su trabajo es un juego similar al Whack-A-Mole. El sistema tiene cinco tableros cuadrados organizados para que se vean como si fuese el torso humano y la cabeza. Cada tablero se enciende de acuerdo a un patrón pre-programado. Cuando una luz se enciende, la tarea es golpear en ese cuadro. El sistema lleva la cuentas de la precisión del jugador así como los tiempos de reacción.

El equipo intentaba mantener todo por debajo de los 100 dólares, lo que los obligó a ser más ingeniosos. De hecho, diseñaron sus propios sensores de fuerza, los cuales son básicamente un sandwich de diferentes materiales. En el centro de cada tablero de 10×10 pulgadas hay poliuretano. Cuando se presiona éste se hace contra una hoja gruesa de goma de poliuretano aislante. Todo se fija entre dos marcos de aluminio. Se conecta todo a través de un pegamento conductor.

Los sensores se montan contra una pared. Cuando el usuario le pega la sensor, éste se comprime, Esta compresión causa que la resistencia entre las dos piezas de la pantalla de aluminio cambien. La resistencia puede ser medida para detectar un golpe. Los estudiantes encontraron que si se golpea con más fuerza, más área se comprime. Esto resulta en un un cambio mayor en la resistencia eléctrica, es decir, la relación de fuerza del golpe contra cambio en la resistencia es lineal. El único problema es que todo esto debe calibrarse al menos una primera vez, pero en realidad esto pasa en muchísimas ocasiones con diversos instrumentos y dispositivos, tampoco es algo nuevo.

Cada sensor está rodeado por una tira de LEDs. La luz de los LEDs indican qué tablero es el que se supone hay que golpear. Todo es controlado por un microcontrolador ATMEGA 1284p. He aquí un video de su creación:

Referencias:

HackADay
Cornell University

Enlaces Patrocinados
Comentarios