Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

google-vigila1
El mundo moderno, el que tiene que ver con Internet, trata muchas veces de temas sensibles como la privacidad. Por ejemplo, sabemos que Facebook tiene mucha información personal de los que se han suscrito a esta red social y aunque hay quienes se preocupan por su información privada, la realidad es que a la mayoría no parece importarle mucho. 

Pero hay quien piensa más radicalmente y percibe a las redes sociales, a Google, y a todo portal que pida información, como a un invasor de la privacidad. Y he aquí un ejemplo: la Policía de California, en los Estados Unidos, arrestó a un hombre de 30 años de edad por atacar la sede de Google.

El presunto responsable de estos ataque se llama Raúl Murillo Díaz, quien declaró sentirse vigilado y molesto con Google. Las autoridades lo han acusado de un incendio provocado, ocurrido el 19 de mayo pasado. No obstante, a este cargo también se le vinculan otros actos de vandalismo ocurridos contra la sede en Mountain View en junio pasado.

Según reportes, a principios de junio, un supuesto empleado de Google lanzó dos botellas de cerveza en el campus y, de acuerdo con las autoridades, posiblemente se trataban de dos cocteles molotov. Se observaron cristales rotos y cinco agujeros en las ventanas.

En los videos de seguridad se observa a un hombre con una pistola de agua cuyo contenido, piensa la Policía, podía ser gasolina o algún líquido inflamable pero esto no son más que especulaciones por el momento. Después del arresto del sospechoso Raúl Murillo, se halló en su camioneta componentes para fabricar una bomba casera.

Es claro que la seguridad del entorno es hoy en día muy importante en Estados Unidos, producto quizás de los ataques a las Torres Gemelas, que desató una enorme paranoia en la población de ese país, y que generó como consecuencia el Acta patriótica, la cual se toma una serie de atribuciones y cancela las libertades civiles “por sus pistolas” si las autoridades lo consideran necesario. Ahora este personaje, Raúl Murillo, expresó su molestia de forma equivocada y su error podría costarle su libertad.

Referencias: Money

Desde la Red…
Comentarios