En 1993, Evan Solida, diseñador industrial, empezó a andar en bicicleta y en 1993, tenía ya un relativo éxito en competencias ciclistas… hasta que un auto lo arrolló en el 2007 mientras se entrenaba. En el accidente salió literalmente volando de la bicicleta y se golpeó en el rostro, necesitando muchas cirugías plásticas desde entonces. Y aunque era físicamente capaz de montarse aún en la bicicleta, el temor de otro accidente del tipo que sufrió, le detuvo a seguir en su carrera como ciclista. La experiencia, sin embargo, dejó algo bueno: inventó un par de dispositivos únicos -una pantalla de video para ver la parte trasera de la bicicleta, e decir, una especie de espejo retrovisor digital, y una “caja negra”, que automáticamente graba y registra todo cuando un ciclista se involucra en un accidente.

He trabajado por años en un proyecto de un espejo retrovisor digital para bicicletas, como parte de un proyecto de mi portafolio, pero no era más de algo en lo que trabajaba para mejorar mis habilidades en el diseño“, dice Solida. “tenía un par de prototipos que ya trabajan, hackeados de los Gamboys de Nintendo, pero es momento de extenderlos“, indica el profesionista.

Todo esto cambió con el accidente y en el 2009 con la fundación de su compañía de Carolina del Sur, Cerevellum. Su primer producto, el Hindsight 30, es una videocámara como espejo retrovisor que se monta en la parte trasera de la bicicleta y que contiene una pantalla de 3.5 pulgadas. La pantalla es transreflectiva, por lo cual verla directamente al sol no es problema. El dispositivo recibe su energía de una pila de litio-ion.

Más intrigante es, sin embargo, su “pariente“, el Handsight 50, e cual tiene cámaras al frente y en la parte trasera, GPS, funciones de ciclomotor y que está grabando contínuamente en una especie de “loop” de video. Tiene un sensor G, el cual detecta cuando ocurre un cambio repentino, como un choque mecánico, como cuando un ciclista es golpeado por un automóvil. Si esto pasara, su sistema de video se detendría por unos 10 segundos, guardando lo que hubiese grabado en ese ciclo eterno como evidencia de lo que ocurrió en el accidente.

Cuando se trata de entender lo que en los ciclistas cuando ven hacia atrás, hay que entender algo acerca de los espejos. ¿Por qué el sistema de Solida es mejor? “Los espejos están sujetos a dar imágenes borrosas causadas por la vibración del camino. Por ello, si se usa una cámara digital tenemos imágenes fijas y claras“, indica el inventor. “La mayoría de los espejos se ponen en los bordes del manubrio o en el casco y pueden ser desplazados de su visión correcta al ser golpeados. Finalmente, la imagen en el espejo es el resultado directo de lo que se ve en un ángulo, mientras que con el Hindsight se está viendo directamente hacia atrás, sin importar la dirección que se tome en el manubrio o en la cabeza del ciclista (si el espejo está en el casco)“.

El diseño del Hindsight 30 empezará en un par de semanas, y se espera que haya una presentación pública ya del producto final, planeada para septiembre en la feria InterBike, que se lleva a cabo en Las Vegas en esas fechas. El desarrollo del Hindisght 50 es significativamente más complejo por lo que se asume que tardará más en salir. El modelo 30 costará unos 249 dólares, mientras que el modelo 50 costará 540 dólares, dependiendo de las opciones que se seleccionen.

Solida ha llamado la atención por su concepto de diseño. Fuera del propio Hindsight, el diseñador ha creado un manubrio muy especial, el cual funciona con el sistema inalámbrico Shimano. Solida espera que pueda llegar a un acuerdo con Shimano para que el manubrio vea la luz en la línea de producción.

Esto es una labor amorosa, de eso estoy seguro“, dice Solida de su Hindsight. “Amo el ciclismo porque éste ha traído mucha alegría a mi vida y quiero ofrecer un producto que permita manejar una bicicleta sin temor de los automóviles. Y si salva al menos una sola vida, entonces todo este duro trabajo habrá valido la pena“.

Fuente: GizMag

Enlaces Patrocinados
Comentarios