20100527150658-0MIT a encontrado una manera de hacer la vida de los diabéticos un poco más fácil, pensando en el fastidio que es para aquellos diagnosticados con diabetes tipo 1, picotearse los dedos varias veces al día para monitorear su nivel de glucosa. El desarrollo consta de una especie de tatuaje que en realidad son nanotubos de carbono que se inyectan debajo de la piel y que revelan de manera continua dichos niveles. Este desarrollo podría revolucionar el monitoreo para diabéticos de ser probado en animales y superar la prueba de Clarke de posibles errores.

Este “tatuaje” está diseñado para detectar glucosa y su funcionamiento depende de un polímero que envuelve los nanotubos y que es sensible a las concentraciones de glucosa. Este desarrollo funciona a través de una especie de pulsera que ilumina con luz infrarroja a través de la piel hasta los nanotubos, los cuales brillan al estar en contacto con la glucosa. La vida de este sistema, dentro de la piel, está estimada en 6 meses.

Este sensor es el único de su especie pero no es el único sensor de monitoreo continuo que existe. Los ingenieros de MIT mostraron el sensor por primera vez en Noviembre de 2009, y ahora se encuentran trabajando en la “tinta” en la que se suspenderán los nanotubos al ser inyectados en la piel.

Fuente: CNET News

Enlaces Patrocinados
Comentarios