Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

shutterstock_253246687v2Quiero pensar que todos los que hemos usado alguna vez un selfie stick o brazo extensible para autorretratos estamos de acuerdo en algo: nos vemos ridículos. Seguramente las compañías que inventaron la cámara frontal no pensaron que el autorretrato o selfie sería tan famoso (salvo los japoneses que supuestamente fueron pioneros en este invento y que en su momento se tachó como “uno de los más inútiles”). Pasaron casi dos décadas para que este concepto se convirtiera en el pan de cada día de nuestros tiempos en gran parte gracias a la foto que tomó Ellen DeGeneres con otras celebridades en los Oscar del 2014 (fue la imagen más retuiteada con 3.3 millones de RT),  después el Papa Francisco aceptó tomarse una con varios jóvenes, ni Darth Vader, y luego vimos a Barack Obama enseñando cómo usarlo, el Curiosity no se quedó atrás en Marte y también fue la “mejor palabra del año” para el diccionario Oxford, le hicieron su propia canción “Let me Take a Selfie” y cómo olvidar los autorretratos sugestivos de Kim Kardashian en su libro Selfish.

selfiestick1995japanCuriosamente, este accesorio fue el más vendido en Estados Unidos en la Navidad del año pasado y hoy, es de lo menos querido en museos, parques nacionales y festivales musicales. Por un lado Museos como el de Arte Moderno en Nueva York, Hirshhron y Jardín escultórico en Washington DC, el Instituto Smithsonian y el Getty Center en los Angeles prohíben el uso de este artefacto por la seguridad de sus visitantes y el arte que exhiben. Por otro, festivales como Lollapalooza y Coachella tampoco lo aceptan porque incómoda a los visitantes y limita la experiencia musical (de hecho, el festival que se hace anualmente en Indio, California lo llama “Narcisista”) pero este accesorio no es el único que no aceptan, tampoco quieren tripiés, monopods y drones.

Los drones están prohibidos en varias partes de Estados Unidos: evidentemente aeropuertos y bases militares, en Washington (más después de que cayera uno en la Casa Blanca), parques nacionales y estadios. ¿Recuerdan el video que sacó la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) incitando a los usuarios de drones que “no arruinaran el Superbowl y los dejaran en casa? El Superbowl fue una “Zona libre de Drones”.

En en mi opinión, el selfie stick fue una moda pasajera, contrario a los drones que vienen con todo  y será interesante ver su desarrollo y potencial, sobre todo ahora que surgirán (en algún momento no definido aún) regulaciones para su uso en México y el mundo.

Referencias: Coachella 

Crédito foto: Shutterstock.com/Copyright: momoforsale

 

Desde la Red…
Comentarios