Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

blog-programming

Los blogs son como diarios, en donde la gente pone lo que le pasa, lo que piensa, vamos, lo que le ocurre en la vida. Ahí podemos enterarnos de gente que tiene capacidad para escribir y decir muchas cosas, pero quizás no tiene (o no le interesan) los canales para terminar por ejemplo, en un libro impreso.

Pero el punto es que tener un blog puede ser más que útil, sobre todo si queremos que los demás sepan de nuestras actividades. Por ejemplo, yo dedico muchas horas a la programación de computadoras. Entiendo las dificultades de este arte/ciencia y en ocasiones pueden pasar semanas hasta que sale “del horno” algún programa que me parece puede cumplir y satisfacer las expectativas de un tercero. Mi regla es simple: “si lo programo es que lo voy a usar”. Si escribo código para después usar un producto comercial o que puede hallarse en la red, ¿para qué lo programo? Es perder el tiempo.

Pero programar no es solamente crear código, es entender cómo hacer para que la computadora haga lo que queremos que haga y además, podamos compartir con otros nuestros hallazgos, nuestro código incluso. Donald Knuth dice que compartir el código que uno produce es una manera de colaborar con la comunidad en donde vivimos. Y es por ello tal vez que la filosofía de código abierto es la mejor. Nadie es una isla y todos nos ayudamos de conocimientos de otros, de ideas de terceros, etcétera. ¿Por qué entonces no compartirlas?

Pero además de esto, un blog nos permite a los programadores:

  • Compartir conocimiento. Esto nos favorece a todos. Hoy en día no podemos crear todo el código por nosotros mismos. Nos ayudamos de bibliotecas que terceros han escrito. Algunas tienen costo y otras no, pero el punto es finalmente que como están las cosas en programación hoy en día, resulta absurdo pretender escribir código propio 100%. No tiene sentido y llevaría demasiado tiempo. Cuando tenemos una dificultad en programación podemos consultar en Google y quizás salga alguna referencia a algún blog que ya haya tratado con el problema que tenemos. De hecho, yo he recibido correos electrónicos de gente interesada en mi corrector ortográfico inteligente, por ejemplo, el cual les ha llamado la atención a algunas personas que están haciendo tesis a nivel licenciatura.
  • Sirve además para autopromoverse. Un empleador potencial puede ver las habilidades de uno casi “en vivo”, y no solamente como referencias en un curriculum vitae.
  • Explicar a otros lo que uno hace es una forma de aprender. ¿Quieres aprender algún tema? Enséñalo.
  • Se puede -a veces- hacer dinero con un blog. Si a alguien le interesa esta opción, entre a este sitio, por ejemplo.

Pero aparte de todas estas razones, un blog nos puede servir para documentar nuestros programas. Cualquier programador podrá decirles que cuando el software está terminado en su primera versión, no hay manual de usuario, documentación técnica, nada. Es una maraña de ideas en la cabeza del programador, las cuales deben ser ordenadas. Un blog es interesante en este sentido porque nos permite ir armando las ideas de forma que quienes nos leen las comprendan.

Así entonces, si quiere programar mejor, considere crear un blog. Desde luego no siempre tienen que ser artículos sobre programación. Muchas veces los autores de los blogs nos hablan de lo que hacen, de sus problemas incluso personales. Uno, en un blog, decide qué poner. Si los contenidos se convierten en interesantes, habrá lectores. Aproveche las redes sociales para ir anunciando cada vez que pone un nuevo artículo. Esto hará que lleguen más lectores y eventualmente algunos se engancharán.

Una advertencia: un blog es como un hijo. Hay que procurarlo cada cierto tiempo. Un blog que no se actualiza -digamos semana a semana- deja de tener interés para muchos y se pierden lectores.

Desde la Red…
Comentarios