Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Todos los días escuchamos o sabemos de historias sobre gente que tiene dificultades con sus computadoras. Muchos usuarios de Windows se quejan de diferentes cosas: “la máquina está como muy lenta“, “tengo un virus… Bueno, eso creo“, “la computadora se congela sin causa aparente y tengo que rebootear“, etc. Para quienes usamos cotidianamente equipos con Windows, ya sea XP, Vista, 98 e incluso el anciano 95, todos estos problemas nos son comunes. Muchas veces la mejor solución es decirle al usuario en dificultades: “respalda tu información y reinstala Windows, a ver si con eso se solucionan las broncas“…

Pero este recurso, que a veces funciona, en otras ocasiones causa peores problemas. De pronto no hay manejador (driver) de video o bien, el manejador de la tarjeta gráfica hay que reinstalarlo y el dueño de la computadora no tiene o no encuentra el CD original que venía con su máquina. La solución es usar Internet y entrar al sitio del fabricante, pero… la tarjeta de red no la reconoce (recuerden, estamos reinstalando), ya sea alámbrica o inalámbrica y entonces hay que hacer todo un circo, usar otra computadora, acceder a la red, bajar el manejador correspondiente (si es que aún existe), copiarlo a una memoria USB, CD o incluso un disco flexible (¿alguien los sigue usando?) y entonces instalar.

Curiosamente todo esto podría ya evitarse instalando Linux, en su distribución Ubuntu. En la mayoría de los casos Ubuntu reconoce el hardware que tengo e instala lo que necesita para que todo funcione. Con esto, al menos en principio, podríamos ahorrarnos horas de frustración al reparar los mil y un problemas que Windows tiene y además, no sufriríamos de algún ataque de virus, porque al igual que la Mac, que usa una versión de Unix, es inmune a los ataques perversos de los virus computacionales.

Y sí, alguien dirá que no hay Office en Ubuntu, pero hay OpenOffice, les replicaré. Que hace lo mismo que el programa de Microsoft y que incluso puede escribir en el formato correspondiente a los documentos de Microsoft Office. Quizás para convencerlos a quienes dudan en cambiar de sistema operativo, que Linux tiene prácticamente todos los programas de productividad de la oficina, o al menos versiones que hacen en términos prácticos lo mismo. Teniendo todo esto ya con nosotros y además, de forma gratuita, ¿por qué no instalar y usar Ubuntu? Lo más probable es que aparte de sentir la experiencia de un sistema operativo estable y sólido, entraría el usuario a un mundo menos costoso y aún menos problemático si encara el usar Windows en la versión que sea.

Así que de nuevo, ¿por qué el usuario promedio tiene que padecer con Windows cuando Ubuntu ya está maduro, totalmente usable y además gratis?

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios