oracle-google000
Si no estabas enterado de este caso, Oracle demandó a Google hace algunos años, pues este último ha usado material con derechos de autor, Java para ser explícitos, como parte fundamental de su sistema operativo Android.

La demanda original empezó en 2010 y una resolución a favor de Oracle significaría probablemente una avalancha de demandas de la industria de software para que se aplicara la resolución en otros casos.

Sin embargo, Oracle perdió inicialmente la demanda indicando el juez que el uso de los API de Java, aunque tuviesen derechos de autor, se hacían de manera justa (“fair use”). Cabe señalar que esta resolución de la Corte tiene que ver con que Java originalmente se podía usar libremente cuando este lenguaje se creó en Sun MicroSystems, empresa que eventualmente compraría Oracle. Una vez con los derechos de todo el software de Sun, Oracle decidió intentar monetizar esos productos y no tuvo mejor idea que demandar a Google.

Pero como ya se mencionó, Google ganó la demanda y a pesar de eso Oracle apeló a la sentencia. En el segundo juicio de nuevo Google salió victorioso. Aún así, Oracle no parece darse por vencido. Para muchos Oracle simplemente está buscando tres pies al gato alargando ya una decisión que parece no será revertida. El “fair use” dicen los de Oracle, es subjetivo y piden que la decisión que tomó la Corte de manera unánime, sea ahora revertida. El gigante de las bases de datos dice que la evidencia presentada fue abrumadora y que no había manera de que Google ganara, y sin embargo, ganó.

La decisión va más allá si Oracle logra ganar y quitarle unos 8 mil millones de dólares a Google (por esos daños al usar software propiedad de Oracle), sino que probablemente haría que los trolls de patentes, que son una serie de abogados que solamente buscan ver cómo hacen dinero con cualquier argucia legal, empezaría por demandar a todo aquel que use un API, sea el que sea. Esto sería un peligroso precedente para la industria del software.

Está claro que para Oracle esto es una cuestión de que terceros -en este caso Google- no saque provecho de los API de Java, propiedad tardía de Oracle. Todo se reduce a cifras millonarias en donde Oracle simplemente no ha podido probar su caso en la corte. Ahora vuelve a apelar. Vamos a ver cómo termina esta aparente infinita pelea.

Referencias: TechEye 

Enlaces Patrocinados
Comentarios